Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera detenida entre 33 imputados

"Su testimonio es fundamental y puede arrojar mucha luz sobre el paradero de los más de 40 millones de euros", dice Ramón Marí

La expareja de Jorge Ignacio Roca Samper se convirtió ayer en la primera detenida entre un total de 33 imputados que acumula ya el caso Emarsa. Es también “una pieza clave” en la investigación del escándalo. Así lo destacó ayer Ramón Marí, alcalde de Albal y portavoz socialista en la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), de la que Emarsa era una filial.

“Su testimonio es fundamental”, dijo Marí sobre María Aladrén, “y puede arrojar mucha luz para encontrar el paradero de los más de 40 millones de euros que desaparecieron de Emarsa en la época en que el exvicepresidente de la Diputación y exalcalde de Manises, Enrique Crespo, estuvo al frente”.

Marí recordó que, de acuerdo con la investigación, Roca “se apropió de enormes cantidades de dinero ejerciendo de intermediario y multiplicando el coste real del transporte de lodo generado por Emarsa”. El portavoz socialista hizo una descripción de cómo funcionaba el fraude: “La Generalitat controlada por el PP inyectaba el dinero en Emarsa a través de la Entidad de Saneamiento (Epsar) y ésta pagaba a las empresas de Roca, que en realidad no hacían nada. Roca repartía las ganancias entre dirigentes del PP, entre los que se encontraban el propio Crespo y Esteban Cuesta, y los altos cargos de la Epsar José Juan Morenilla e Ignacio Bernácer”.

“Hoy estamos más cerca de recuperar para los vecinos de Valencia el dinero que unos indeseables robaron aprovechándose de la política”, señaló Marí en un comunicado.