Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell pagó a Emarsa 42 euros por cada tonelada de lodo que cuesta 18

Bernácer, exjefe de explotación de Epsar, declara ante el juez

En 2005 la Generalitat aumentó de 5,9 euros por tonelada de lodos producidos en la depuradora de Pinedo a 31 euros el precio que pagaba a la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales (Emarsa) por su tratamiento y aplicación agrícola. En 2007, pasó a pagar 42 euros. Sin embargo, ahora, la unión temporal de empresas que gestiona las instalaciones, tras la disolución de Emarsa, cobra solo 18 euros por tonelada. Durante esos años se produjo el saqueo millonario de Emarsa, que se investiga judicialmente.

Aunque se puso de manifiesto el riesgo que implicaba para el contratista tan bajo precio, la UTE que ahora gestiona el tratamiento de lodos lo aceptó porque dispone de planta de compostaje y vertedero propios. Esta fue la única explicación que Ignacio Bernácer, exjefe de explotaciones de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas residuales (Epsar) pudo dar ayer al juez y a la fiscal del caso Emarsa sobre la inflación de costes en los años del fraude.

La multiplicación del precio que la Generalitat pagaba, a través de la Epsar, a Emarsa fue una de las denuncias que en su día formularon los socialistas Ramón Marí y Carmen Martínez para apuntar a la responsabilidad del Consell en un escándalo que ha llevado a imputar a directivos y adjudicatarios de Emarsa, entre ellos varios cargos del PP, como el exalcalde de Manises Enrique Crespo, que tuvo que dimitir.

Bernácer, imputado en el caso, declaró ayer ante el juez como responsable de haber establecido esos precios junto al exgerente de la Epsar, José Juan Morenilla. Según explicó al juez, la Epsar se basó en 2005 en una oferta de la empresa Proaguas, de la Diputación de Alicante, para fijar los nuevos costes del tratamiento de lodos. Una oferta según la cual el coste de transporte y aplicación agrícola de los lodos podía situarse entre 35 y 37 euros por tonelada.

La diputada socialista y alcaldesa de Quart de Poblet, Carmen Martínez, denunció que el actual gerente de la Epsar, Juan Luis Martínez Muro, fue director de Proaguas y que su hermano, Miguel Ángel Martínez Muro, es director de Red Control, empresa a la que la Epsar encargó el control técnico de Emarsa.