Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia avala las discotecas de un polígono de Cornellà

Una de las salas permanece cerrada por exceso de aforo

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha dado el visto bueno a las licencias de tres discotecas del polígono de Can Famades, en Cornellà. Molestos por el ruido y los disturbios, los vecinos de la polémica zona de ocio nocturno han buscado, por vía judicial, el cierre de las salas.

La controversia comenzó en 2007, cuando Nuria H. y Josefina C., dos vecinas de la zona, pidieron al Ayuntamiento de Cornellà que anulase las licencias ambientales que había concedido a las discotecas Malalts de Festa, Capitolio y Bora Bora, esta última rebautizada hoy con el nombre de Mambo. El Consistorio rechazó la petición y las vecinas interpusieron un recurso ante un juzgado de lo contencioso-administrativo, que les dio la razón con el argumento de que la actividad musical no está permitida en suelo industrial. Además, señaló que las vecinas son “perjudicadas por las molestias de la clientela”, ya que viven “en una zona de paso casi obligado” a las discotecas.

El Consistorio, los propietarios de las salas y la federación que las agrupa (la Fecasarm) recurrieron entonces esa decisión. Y el TSJC ha avalado, ahora, las licencias ambientales de las salas, por lo que podrán seguir abiertas. Una de ellas, El Capitolio, está cerrada de forma cautelar por exceder el aforo permitido. El Ayuntamiento decidió sancionarla unos días después de que, el pasado junio, un menor de 17 años y origen ecuatoriano fuera apuñalado mortalmente cerca de la discoteca.

Según el responsable de Fecasarm, Joaquim Boadas, el Consistorio “vinculó injustamente” el homicidio, fruto de “una pelea entre personas que no eran clientes del local”, con un “supuesto exceso de aforo”. Según Boadas, las tres discotecas dan trabajo a un centenar de personas.

En los últimos años, los incidentes violentos —incluidas peleas entre bandas latinas— se han sucedido en Can Femades, lo que, unido a las molestias por ruidos, ha sublevado a los vecinos de la zona limítrofe entre Cornellà y L’Hospitalet.