Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Novagalicia demanda a los exdirectivos que no devolvieron las indemnizaciones

El banco se persona en la causa abierta en la Audiencia Nacional contra Pego, Gayoso, De Paredes, Gorriarán y Rodríguez Estrada

Gayoso junto a José Luis Pego y Javier García de Paredes Ampliar foto
Gayoso junto a José Luis Pego y Javier García de Paredes

Novagalicia Banco, entidad nacionalizada tras recibir ayudas públicas de 3.665 millones, ha presentado demandas laborales contra varios exdirectivos de Caixa Galicia y Caixanova y se ha personado en la causa que la Audiencia Nacional ha abierto contra los exdirectores José Luis Pego, Javier García de Paredes, el expresidente Julio Fernández Gayoso y los ejecutivos Gregorio Gorrirán Laza y Óscar Rodríguez Estrada. En un comunicado la entidad señala que su intención es "recuperar las indemnizaciones percibidas por los exdirectivos cuando decidieron cesar en sus cargos". Esa acción es "previa a la posible presentación de una demanda laboral ante el Juzgado de lo Social", de la que se podrían derivar responsabilidades civiles o penales.

La otra vía de reclamación es la querella de la Fiscalía Anticorrupción que la Audiencia Nacional tramita contra ellos y que se basa en que inflaron en 7,8 millones sus blindajes. Se investiga además si hubo ocultación de información ante el Banco de España y el Consejo de Administración de la caja gallega. Gayoso, el veterano exdirector de Caixanova que luego pasó a la presidencia de la caja gallega fusionada, habría permitido variaciones en los contratos que inflaron las indemnizaciones con "pleno conocimiento de la dificilísima situación económica por la que atravesaba la entidad crediticia".

Las demandas laborales, que se presentan con el respaldo del FROB, están respaldadas por numerosa documentación, según informó la dirección a los sindicatos. El banco que preside José María Castellano adoptó la decisión en el último consejo de administración celebrado en el mes de julio ante el riesgo de que las reclamaciones puedan prescribir. La entidad señaló que su intención es recuperar el dinero "por la vía de la conciliación".

En total, entre indemnizaciones y planes de pensiones, las antiguas cajas y ahora el banco han consignado 52 millones de euros para retirar a estos cuatro ejecutivos, que además tienen las manos libres para volver a trabajar en la empresa privada. Según los estados financieros de 2011, José Luis Pego, Javier García de Paredes, Óscar Rodríguez Estrada y Gregorio Gorriarán percibirán cuando se jubilen, de una sola vez o mensualmente, planes de pensiones que suman 33 millones de euros.

José Luis Pego, exdirector, percibió por el despido al que se acogió voluntariamente 7,7 millones de euros brutos. El cálculo partió de su salario (627.000 euros) multiplicado por los años que le quedaban para jubilarse en el momento de su baja, el 20 de septiembre de 2011. Además, en su plan de pensiones, que percibirá cuando cumpla 65 años, hay acumulados otros 10.891.000 euros. A Javier García de Paredes le correspondieron 5.580.544 euros, según figura en la información que la empresa comunicó a la CNMV el año pasado. Su plan de pensiones acumulado asciende a 5.102.000 euros. Novagalicia tiene un acuerdo con este exdirectivo y no reclamará en los juzgados su indemnización porque aseguró que renunciaría al 80% de la misma poco después de dejar su puesto. Esta renuncia no se materializó por la investigación de la Fiscalía Anticorrupción.

En un comunicado, Novagalicia asegura que la denuncia contra los antiguos directores "marca el comienzo de una nueva etapa". "Una vez investigado a fondo cada asunto, el banco decidirá si es necesario iniciar otros procedimientos para la recuperación de fondos o la depuración de responsabilidades en la gestión de la entidad en el pasado". Eso alcanzaría, según las centrales sindicales, a la gestión de José Luis Méndez, que esta semana cumple dos años jubilado y que durante 29 llevó las riendas de Caixa Galicia.

La entidad gallega tiene un déficit de capital superior a los 4.000 millones de euros. En agosto presentó unas pérdidas semestrales de 1.399 millones de euros.