Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urdangarin intentó más negocios con la Generalitat tras dejar Nóos

Vicente Rambla y Trinidad Miró aseguran al juez que negociaron con el duque en 2007 y 2008

Iñaki Urdangarin, imputado por sus supuestos negocios sucios en el manejo de más de cinco millones fondos públicos de Valencia y Baleares, siguió tramitando proyectos de calado económico ante autoridades políticas de la Generalitat valenciana, dos años después de su teórico cese (en 2006) en la gestión del Instituto Nóos. Dos interlocutores suyos, políticos del PP de Valencia, aseguraron al juez del caso Nóos que negociaron con el duque en 2007 y 2088.

El exvicepresidente de la Generalitat, Vicente Rambla, y la ex consejera de Cultura, Trinidad Miró, ambos del PP, narraron al juez como en sendas comidas de trabajo celebradas, en Castellón y Valencia, Urdangarin se expresó implicado en los nuevos proyectos. Estos debían ser sufragados desde la Administración. Rambla fue más concreto y Miró evasiva, no sabía que era Nóos, según fuentes judiciales.

Rambla, inspector de Hacienda y que estuvo en los Gobiernos de Eduardo Zaplana y Francisco Camps, entre 1999 y 2011, compareció como testigo para aclarar el contenido de las reuniones celebradas durante unas comidas a las que asistió en 2007 y 2008. Con Urdangarin estuvieron su socio Diego Torres, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, la exconsejera de Cultura Trinidad Miró y el empresario de publicidad y coimputado Miguel Zorío.

Rambla precisó que las comidas con Urdangarin se desarrollaron en noviembre de 2007 y marzo de 2008, modificando una anterior declaración ante la policía y el fiscal. Las cuentas de los almuerzos las abonó la Generalitat. El juez Castro reclamó las agendas de las autoridades y las facturas abonadas esos dos días por la Generalitat. Rambla dijo, inicialmente, que Barberá había sufragado una comida.

Rambla aseguró que en los encuentros se comentaron cuestiones de los Juegos Europeos, un proyecto sin frutos por el que la Generalitat pagó 382.203 euros a Nóos en 2006. Urdangarin planteó, en una segunda comida, según esta versión, un nuevo posible evento internacional, unos Juegos de la Juventud. La exconsejera Miró, que declaró como testigo, dijo que asistió a las comidas, pero que no sabía de la existencia del Instituto Nóos.

Por otra parte, el profesor de Esade, Valentín Giró, compareció como imputado por de falsedad documental por librar cuatro facturas irreales al Instituto Nóos, por 9.642 euros. Ante juez y fiscal asumió que no era cierto el epígrafe con el que Nóos intentó justificar en las liquidaciones de eventos sufragados con fondos públicos. En una declaración policial, Giró manifestó que trabajó para los Juegos Europeos, contratado de Nóos, pero lo negó este lunes. Relató que, en realidad, fueron trabajos para empresas privadas, Repsol y Telefónica, pero que el Instituto Nóos le ordenó que en el concepto de la factura figurarán los Juegos Europeos de Valencia.

El juez acordó asimismo levantar la imputación a la ex subsecretaria de Presidencia y actual secretaria general de la Delegación del Gobierno, Isabel Villalonga, que declaró con esta condición el pasado julio.