Arias Cañete deja el precio de la leche en manos de los distribuidores

El ministro no pone ninguna medida concreta para garantizar el aumento

Protesta del Sindicato Labrego Galego frente a la consellería de Medio Rural.
Protesta del Sindicato Labrego Galego frente a la consellería de Medio Rural.ANXO IGLESIAS

Los ganaderos se ven entre la espada y la pared. Por una parte, los costes de producción se dispararon este verano muy por encima de lo que lo suelen hacelo coyunturalmente durante los estíos y, por la otra, los precios que cobran de la gran industria de la distribución a la que venden su leche apenas llegan para mantener las explotaciones lácteas. La situación se ceba especialmente con los gallegos, que cobran entre tres y cuatro céntimos menos por litro que los españoles.

Ayer se celebró la reunión de la Interprofesional láctea (Inlac) en Madrid, conocida popularmente como la mesa de la leche, donde se juntaron los representantes sindicales de los trabajadores del campo, la patronal de la distribución y el Ministerio de Agricultura. Los ganaderos confiaban en que el ministro Miguel Arias Cañete pusiese una situación de urgencia a la subida de precios de los factores de producción y estableciese un aumento de precios también para las empresas distribuidoras, compensando así la balanza de los ganaderos. Esa era la principal exigencia de los ganaderos. Además, para tener efectividad y compensar las pérdidas, tendría que efectuarse sobre los precios de la leche recogida durante agosto. Pero no pudo ser.

Tras un encuentro que se prolongó de seis a ocho y media de la tarde, el secretario general de Unións Agrarias, Roberto García, usaba una palabra para definir la impresión con la que los ganaderos salieron de la reunión: “frustración”. García explica que el sector, a priori, era optimista, pues el ministro había hecho un planteamiento “muy radical”, describiendo “un problema sin precedentes en el sector ganadero”. Según explica el sindicalista, Arias Cañete llegó a reconocer que en todos sus años de experiencia nunca había dado con un problema tan urgente, “por eso nos sorprendió la falta total de propuestas”.

Más información
Los ganaderos piden medidas para subir el precio de la leche
Un decreto impulsará los contratos por escrito sobre el precio

En ese sentido, Cañete declaró que, de continuar así el descenso de los precios en origen y el incremento de los costes de producción, España podría convertirse en “un importador neto de leche comintaria”, por lo que “nos impondrían los precios desde el exterior”. En ese sentido, Arias Cañete se limitó a avanzar que el Gobierno pretende alcanzar “un acuerdo de buena voluntad” entre productores y distribuidores, mientras se tramitan las respectivas medidas legales, como el Real Decreto que traspone la normativa europea europea sobre el sector lácteo y la ley de la cadena alimentaria.

Roberto García criticó duramente al ministro ya que, en vez de establecer por norma una subida de precios para garantizar la viabilidad de las explotaciones, Arias Cañete dejó los precios en manos de las pocas empresas distribuidoras del sector, confiando “en su buena voluntad”. En ese sentido, el ministro las invitó a seguir el ejemplo de Mercadona, que anunció una subida de 1,5 céntimos por litro, “una subida que no llega al 30% de lo que subieron los costes de producción de estas dos semanas”, apostilla García. “Deja decidir el precio a unas empresas que tienen sus intereses en Francia y en Alemania, pero no en España y mucho menos en Galicia, como ya nos vienen demostrando desde hace tiempo”.

Por ahora, la leche recogida en agosto no verá ningún incremento en su precio y los ganaderos quedan a la espera de la próxima reunión, fijada para el próximo jueves, en la que le volverán a exigir al ministro Cañete medidas concretas para garantizar unos precios mínimos que compensen los costes de producción.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS