_
_
_
_
ALEJANDRO MARZOA | Director de cine

“Estamos habituados a las calamidades”

El director vigués ultima una película producida entre gallegos y catalanes

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Alejandro Marzoa. / ÓSCAR CORRAL
Alejandro Marzoa. / ÓSCAR CORRAL

La pasión por el cine se le nota enseguida a Alejandro Marzoa (Vigo, 1979), que durante el pasado mes de julio tuvo la oportunidad de volver a su tierra para el rodaje de su primer largometraje, Somos gente honrada, que está coproducida por la compañía catalana El Terrat y por la gallega Vaca Films. Agosto también es un mes de trabajo en el montaje, ya en Barcelona. Marzoa se quedó a vivir en la capital catalana después de realizar allí sus estudios de cine. Ahora es profesor en la ESCAC, la misma escuela donde estudió y además forma parte del grupo Manos de Topo, una banda gallego-catalana que tiene seguidores muy fieles por toda España. Aunque está asentado en Cataluña, en su cine siempre aparecen sus raíces gallegas, tanto en la temática como en la colaboración con actores de la tierra. La película narra la historia de dos amigos (interpretados por Paco Tous y Miguel de Lira) que están en paro y se encuentran con un alijo de droga cuando van de pesca. Tratan de aprovechar la oportunidad que se les presenta para ganar mucho dinero pero van a encontrarse con mil dificultades para conseguirlo. Se estrenará durante la próxima primavera.

Pregunta. Corren tiempos duros y usted se anima a hacer una comedia: ¿la gente todavía tiene ganas de reírse cuando va al cine?

Respuesta. Creo que la clave del tipo de película que estamos haciendo está en el tono. Se mezclan a partes iguales la comedia y el drama. Trabajo desde un punto de vista realista e intento que la parte cómica no surja porque sí, más bien se trata de describir personajes reales con los que la gente se pueda identificar. En estos tiempos que corren la gente prefiere ir al cine a entretenerse antes que a sufrir. Ya hay suficientes problemas en la vida real.

P. ¿La idea del argumento surgió en plena crisis o ya venía de antes?

R. La película comenzó a gestarse hace tres años, cuando la crisis aún no era tan fuerte. Hemos aprovechado la situación que ahora vivimos para reproducir ese ambiente en la película. La gente no estaba acostumbrada a pasarlo mal y es lo que les sucede a los personajes de nuestra historia. Para mí es mi puesta de largo como director después de hacer cuatro cortometrajes, todos con temática gallega, y de haber pasado muchas dificultades para encontrar la financiación del proyecto.

P. ¿Es tan fuerte la crisis en el sector audiovisual catalán como en Galicia?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

R. La sensación de que no se hacen cosas está por todas partes, de todas formas en Galicia hay productoras que están funcionando y en lo que se refiere a actores somos un lugar muy potente, de ahí que también haya mucha gente que viene a rodar aquí. Nosotros hemos aprovechado diversas localizaciones en la provincia de A Coruña.

P. ¿Va a ser cada vez más difícil sacar adelante un proyecto cinematográfico ante la falta de ayudas públicas?

“El cine se va a convertir en un entretenimiento para ricos”

R. Lo que está claro es que cada vez va a haber menos ayudas y va a ser más caro consumir cine. Creo que se va a convertir en un entretenimiento para ricos. Ahora no es barato y va a acabar costando aún más. Los que estamos empezando en el cine ya estamos acostumbrados a sufrir calamidades y eso es algo que no nos ha detenido. La gente va a tener que estrujarse más el coco para sacar ideas, pero a nivel creativo la crisis no va a ser un freno, al contrario. Posiblemente haya menos dinero para la promoción de las películas y el marketing. Lo difícil no va a ser hacer una película, sino que la gente lo sepa. El cine es una industria que necesita ser subvencionada pero, pase lo que pase, va a haber dificultades de financiación porque siempre las ha habido.

P. ¿No ha pecado muchas veces el cine español de olvidarse del espectador? ¿No se han hecho demasiadas películas con muy poco recorrido comercial?

R. A mí me interesa tener en cuenta al espectador, pero hay diferentes maneras de hacer cine. Para que la gente vaya al cine en masa hay que cumplir ciertos requisitos. Lo que está pasando es que se hacen películas de bajo presupuesto o de muy alto, pero faltan las que están en medio.

P. Con este panorama que pinta, ¿le recomendaría a un joven que empieza que se meta en el mundo del cine?

R. Si alguien se mete en esto no debe pensar si tiene salida o no, lo que ha de preguntarse es si realmente le gusta. He hecho varios cortos y no he visto un duro, pero al final he conseguido llegar a hacer un largo. Lo único que tengo claro es que seguiré haciendo cortos o películas y continuaré malviviendo. Además, toco los teclados en Manos de Topo, donde tenemos a un cantante que es el guionista de la película. Todo queda en casa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_