Sanidade admite ahora que el hospital de Vigo aún negocia su financiación

La conselleira señala que la concesionaria “sigue negociando” con los bancos

Obras del Hospital de Vigo
Obras del Hospital de Vigo LALO R. VILLAR

La conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, afirmó ayer que la UTE concesionaria del nuevo hospital de Vigo “sigue negociando con las entidades financieras para conseguir la financiación” de la obra, sin que en el Sergas conste que haya fracasado en ese proceso de crédito. La propia concesionaria, sin embargo, así lo señala en un escrito presentado ante un juzgado de Santiago: “A día de la fecha [4 de julio], transcurrido más de un año desde la adjudicación del contrato, el acceso a la financiación bancaria se ha visto cerrado”, aduce para inculpar y recabar el pago de las costas judiciales a la Plataforma de Defensa da Sanidade Pública, que ayer pidió la dimisión de la conselleira “por mentir” y demostrarse el fracaso del modelo de concesión de la obra. Tanto el BNG como la plataforma reclaman a la Xunta el rescate público de la concesión.

Mosquera atribuyó la denuncia de la falta de financiación a “otros” ajenos a la UTE, cuando es esta, a través de sus representantes legales, la que lo señala paladinamente en sus alegaciones ante el juzgado. La conselleira negó que las obras estén paralizadas: “Se hizo una nueva planificación de cara al verano, algo que estaba previsto por la UTE. Se está trabajando al ritmo previsto”, aseguró. Pero en la obra, según los sindicatos de la plataforma, han sido liquidados unos 500 contratos —en algunos casos, emplazando a los trabajadores a coger vacaciones y en todos, sin fecha de vuelta al tajo— y solo queda medio centenar que realizan tareas de mantenimiento, sin que la construcción avance en ningún sentido.

Más información
Ningún banco accede a prestar fondos para el hospital de Vigo

En la misma fecha en que la UTE señalaba al juzgado que “las bases económicas del contrato se ven completamente alteradas”, Mosquera presentaba en el Club Financiero Vigo con triunfalismo el proyecto ejecutivo del hospital, lo cual parece contradictorio con que no termine de concretarse dicho proyecto constructivo —la huella digital con respecto al proyecto básico registra una pérdida del 30% de la superficie construida, 70.000 metros, y aún se discute la ubicación prevista para laboratorio— y también con una de sus afirmaciones de ayer: “Nosotros siempre estamos en pleno contacto con la UTE”, dijo, aunque es esta y no “otros” los que declaran el cierre del acceso a la financiación bancaria.

La plataforma, según informaron ayer sus portavoces, pedirán el amparo de la Fiscalía por la inculpación “inaudita” que hace la UTE —el contencioso, según la constructora, es la causa de la falta de financiación— al tiempo que se apresta para formular una alternativa de rescate público de la concesión, tras el “fracaso estrepitoso” del actual modelo. Según la plataforma, la construcción del hospital mediante una conesión privada ya ha causado un “daño irreparable” con el retraso, respecto al proyecto de la anterior Xunta, completamente público, de más de tres años en la puesta en marcha del hospital pese a su evidente urgencia (por ejemplo, numerosos pacientes están siendo desviados ya a Pontevedra).

También el BNG presentó ayer una proposición en el Parlamento que pide a la Xunta “elaborar una estrategia de rescate para la financiación pública de la obra y la gestión del nuevo hospital de Vigo”. Los nacionalistas apelan al consenso político, “más urgente y necesario que nunca” y “la única garantía de que el centro se acabe en tiempo y en condiciones”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS