Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las solicitudes para ir a la vendimia francesa se disparan en Andalucía

El contingente será similar a otros años, unos 10.000 trabajadores

Vendimia en los viñedos de Chateau Haut Brion, en Pessac, cerca de Burdeos (Francia). Ampliar foto
Vendimia en los viñedos de Chateau Haut Brion, en Pessac, cerca de Burdeos (Francia).

Los primeros autobuses con vendimiadores andaluces han empezado a salir hasta Francia. En Bailén (Jaén), punto de encuentro del contingente, se juntan prácticamente las mismas familias, las que ya tienen el patrón garantizado desde hace años. Y es que, la novedad de la campaña actual no está en la cifra de vendimiadores andaluces que saldrán hacia el país galo (algo menos de 11.000, los mismos que el año pasado), sino en que los sindicatos se han visto desbordados para atender el aluvión de nuevos demandantes de empleo en los campos de uvas de Francia.

La vendimia en clave andaluza:

  • Vendimiadores andaluces: 10.700 (el 75% del total nacional).
  • Solicitudes recibidas por los sindicatos: Más de 40.000, más de un 30% con respecto a otros años.
  • Jaén (3.450) y Granada (3.300), las provincias que más vendimiadores aportan.
  • La cosecha en Francia se ha reducido un 10% por la sequía.
  • La campaña durará entre 20 y 25 días y el salario es de 9,40 euros por hora, más horas extraordinarias.

“Si hubieran hecho falta 40.000 jornaleros, desde Andalucía se hubieran juntado sin ningún problema”, asegura Sebastián Marín, de la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios (Fitag) de UGT en Andalucía. Pero el fuerte aumento de la demanda, que los sindicatos cifran en más de un 30%, contrasta con la estabilización de la oferta laboral en los campos franceses. Incluso, la sequía ha revisado a la baja las primeras estimaciones de cosecha realizada por el Ministerio francés de Agricultura, que la situaron en 44,1 millones de hectolitros de vino, un 13% menos que en 2011, que fue una de las mejores de la década.

Pero la crisis y la reducción de empleo en las campañas agrícolas interiores ha empujado a los jornaleros a buscar, sin éxito, trabajo en la uva francesa. Con todo, Andalucía supone el principal grueso de españoles que se emplearán en la vendimia francesa, con más del 75% del contingente nacional. Jaén, con 3.450 temporeros, encabeza la lista de provincias con la mayor salida de trabajadores de la comunidad. Le sigue Granada, con 3.300 temporeros. Y ya con unas cifras inferiores, Cádiz (1.300), Sevilla (1.200), Córdoba (1.150), Málaga (350) y Almería (200). El resto de vendimiadores en menor número salen de la Comunidad Valenciana, Murcia y Castilla la Mancha.

Las altas temperaturas de los últimos meses han motivado un adelanto de la recogida de la uva, aunque el mayor contingente andaluz saldrá en los primeros días de septiembre. Los jornaleros que trabajarán en la campaña, que dura entre 20 y 25 días, tendrán un salario mínimo de 9,40 euros por hora, más las extraordinarias. Un trabajador puede alcanzar entre 1.500 a 1.900 euros, según el departamento y categoría en la que esté empleado.

También la mecanización del campo ha contribuido a estabilizar la oferta en la vendimia francesa, y lejos quedan ya las décadas de los 70 y 80 cuando cerca de de 80.000 vendimiadores españoles acudían a Francia.

La reducción de empleo en el campo no es algo exclusivo de la vendimia francesa. También la campaña del espárrago en Navarra ha sido “una de las más desastrosas” que se recuerdan, dicen los sindicatos, y la vendimia de Castilla-La Mancha también ha necesitado menos mano de obra de lo habitual por la caída de la producción. Pero el escenario más desalentador se prevé en la próxima campaña de la aceituna, con una reducción de cosecha prevista del 70%.

“La provincia de Jaén entrará en situación de emergencia social”, vaticinó este miércoles el secretario provincial de la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios (Fitag) de UGT, Antonio Marcos, quien justifica sus presagios en la pérdida de unos cuatro millones de jornales y en torno a 200 millones de euros para los jornaleros. Marcos cree que la próxima campaña de recolección de la aceituna “va a ser la ley de la selva”, pues sospecha que habrá muchos empresarios que se aprovecharán de esta situación y pagarán salarios por debajo de lo estipulado en el convenio del campo.