ATHLETIC

El Athletic estira el ‘caso Llorente’

Urrutia lamenta el deseo del jugador de irse del club, pero recalca que no le venderá por debajo de los 36 millones de su cláusula El delantero podrá marcharse gratis al final de la temporada

El presidente del Athletic, Josu Urrutia, esta mañana en Ibaigane.
El presidente del Athletic, Josu Urrutia, esta mañana en Ibaigane.LUIS ALBERTO GARCÍA

El caso Llorente ha dado una nueva vuelta de tuerca, aunque el asunto no parece definitivamente cerrado. Después de más de un año de negociaciones para la prolongación de su contrato, que concluye en junio de 2013, el delantero del Athletic comunicó hace 10 días al club que no quiere renovar, según confirmó el presidente rojiblanco, Josu Urrutia. Sin embargo, y pese a que Llorente podrá irse a final de la temporada que está a punto de iniciarse sin que el Athletic cobre un solo euro, Urrutia aseguró que no piensa vender al jugador por debajo de su cláusula de rescisión: 36 millones de euros más IVA.

El presidente justificó esta decisión por la necesidad de ser "coherentes" con la filosofía del club. Para Urrutia, negociar la venta del futbolista internacional, campeón del Mundo y de Europa, y obtener ahora “12, 14 o 16 millones” puede sentar un precedente que ponga en riesgo la particular política deportiva de la entidad. Así, el Athletic prefiere dejar de ganar ahora ese dinero y mandar un aviso a otros futbolistas que se planteen imitar la actitud del riojano.

Algo habremos hecho mal si un jugador que lleva 17 años aquí se quiere marchar Josu Urrutia

Pese a todo, la determinación de irse del que, al menos hasta ahora, es el jugador franquicia del club supone para Urrutia un “golpe en la línea de flotación” del Athletic y un “fracaso institucional”. Para el mandatario rojiblanco, el hecho de que un jugador “que lleva 17 años aquí se quiera ir” obliga al club a recapacitar y significa que algo se ha “hecho mal”. Urrutia, quien calificó la negativa del delantero a renovar de “decepción”, afirmó que ahora toca “cambiar cosas y trabajar para que los jugadores del primer equipo manden otro tipo de mensajes a los chicos de Lezama”.

El presidente confirmó que Llorente adujo razones deportivas para tomar esa decisión, pese a que hasta ahora parecía que las diferencias eran solamente económicas. Había trascendido que el club ofrecía 4,5 millones de euros netos por temporada y el jugador y su representante reclamaban 5,5. Urrutia ratificó que las cifras se han movido “en esa horquilla”.

Así las cosas, y dado que parece poco probable que algún equipo esté dispuesto a abonar la cláusula de Llorente a estas alturas y en esas condiciones, la continuidad del riojano despierta varias dudas. La primera es si jugará habitualmente esta campaña. Urrutia aseguró que su participación dependerá en exclusiva de los criterios deportivos del entrenador, Marcelo Bielsa. “Espero de Llorente el mismo rendimiento que hasta ahora”, señaló.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Urrutia asegura que su relación con Bielsa es normal

La segunda, si conviene alinear a un jugador que previsiblemente tendrá que soportar la reprobación de la grada durante toda la temporada. Si una parte del público de San Mamés ya le silbó hace 10 días en la eliminatoria europea ante el Slaven por su actitud en la negociación de su contrato, es de esperar que esta situación se repita e incluso se recrudezca ahora.

La última reside en saber si ambas partes se mantendrán firmes en sus posiciones hasta el final, o si habrá un nuevo capítulo en esta historia.

Por otro lado, Urrutia sostuvo que la polémica por las obras de Lezama no ha afectado a su relación con Bielsa, y que su forma de comunicarse con el técnico “no es diferente” a la del año pasado. Como ejemplo de normalidad, indicó que había conversado con el argentino la semana pasada para informarle de la decisión de Llorente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS