Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo seis trenes cruzan la frontera por el nuevo túnel de El Pertús cada día

El retraso del AVE y del corredor mediterráneo frenan su uso 20 meses después de su estreno

El Estado abona cada año 44 millones de euros a su concesionaria como compensación

Imagen del primer viaje de alta velocidad entre Figueres y París
Imagen del primer viaje de alta velocidad entre Figueres y París

Apenas seis trenes diarios cruzan cada día la frontera francesa por el túnel de El Pertús, en el tramo comprendido entre Figueres y Perpiñán. Tres en cada sentido. Hoy, 20 meses después de su estreno, sus vías se mantienen casi en desuso y contrastan con las 132 circulaciones que registra cada día el paso fronterizo de Portbou. Debido a su ínfima utilización, el Estado abona cada año a la concesionaria TP Ferro 44 millones de euros como compensación. La empresa, participada por ACS y la gala Eiffage, estimaba inicialmente que pasaran unos 20.000 convoyes al año, nueve veces más que actualmente.

El retraso que persigue a las obras del AVE entre Barcelona y Girona es uno de los orígenes del escaso uso de ese tramo de 44 kilómetros de largo y que costó más de 1.000 millones de euros. La última fecha prevista por el Ministerio de Fomento fijaba a finales de este año la inauguración de la conexión directa entre la capital catalana y la frontera francesa, pero el Gobierno de Mariano Rajoy ya ha desechado esa fecha sin anunciar otra nueva. Así, seguirán circulando dos AVE diarios en cada sentido entre las estaciones de Vilafant y Perpiñán, como lo hacen desde principios del pasado año.

El otro obstáculo lo constituye la falta de conexiones para los trenes de mercancías en vías de ancho internacional, el denominado corredor mediterráneo que el Ministerio de Fomento se ha comprometido a empezar a construir el próximo año. Solo las líneas creadas por el Puerto de Barcelona para transportar mercancías hasta Francia y viceversa utilizan el túnel, pese a que cada uno de esos 16 trenes semanales paga más de 550 euros de peaje (1.300 en el caso de los de viajeros) por atravesar El Pertús. De esa forma, los trenes circulan en todo momento por ancho internacional y se libran de la adaptación al cambio de vía a que obliga el paso de los trenes por Portbou.

Fuentes de Adif indicaron ayer que el uso de la infraestructura en el caso de las mercancías depende del operador y confiaron en que la puesta en marcha de la nueva terminal del grupo chino Hutchinson en el puerto de Barcelona incremente el tráfico por El Pertús. De momento, las grandes industrias como Ford, Opel y la petroquímica de Tarragona optan por Portbou.