Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento desoye a alcaldes del PP e insiste en suprimir líneas de tren

Los regidores, encabezados por el de Ferrol, exigen que no se desmantele el FEVE

Viajeros en una estación de FEVE.
Viajeros en una estación de FEVE.

La propuesta de reducción de trenes en la línea de cercanías de FEVE entre Ferrol y Ortigueira y en la regional que llega a Ribadeo se ha topado con la firme oposición de los alcaldes de la costa norte de Galicia, por la que discurre el ferrocarril de vía estrecha. Por ahora, los que han reaccionado de forma más enérgica a la supresión de trenes son los regidores de la comarca de Ortegal: independientemente de su color político, todos los alcaldes de los municipios que atraviesa el FEVE en la comarca —Ferrol, Moeche, Cerdido y Ortigueira, del PP, San Sadurniño, del BNG y Narón, de Terra Galega—, han firmado una carta en la que exigen al presidente de la empresa pública, Marcelino Oreja, que no se elimine ninguno de los 55 trenes de cercanías ni de los ocho —cuatro de ida y cuatro de vuelta— que cada día conectan Ferrol y Ribadeo.

 Los firmantes ven en el recorte una decisión que causará, de consumarse, “un grave perjuicio económico, demográfico y de transporte”. “En muchos casos supone la única forma de transporte que tienen nuestros vecinos para desplazarse”, recuerdan en la carta los alcaldes, que consideran “justas” las reivindicaciones del Comité de Empresa de FEVE, que también exige el mantenimiento del servicio actual. “Es la única opción que tenemos, porque el transporte por carretera ya fue desmantelado. No habría que mirar solamente la rentabilidad”, exhorta Secundino García, el regidor de San Sadurniño, que vuelve la vista atrás y acusa a la empresa de “desmantelar” el servicio en lugar de adaptarlo a las necesidades reales de los pasajeros. “Entre San Sadurniño y Ferrol ya no hay trenes que coincidan con los horarios de Navantia, por ejemplo”, apunta. Fernando Suárez Barcia, alcalde nacionalista de Ribadeo, presentará una propuesta de rechazo en el próximo pleno municipal.

FEVE ya ha comunicado a sus empleados que elaborará un nuevo Plan de Transporte para el próximo otoño, con el que pretende, según sus portavoces, “racionalizar la prestación y armonizar la oferta de trenes a la demanda de los viajeros”. La oferta trasladada a los trabajadores suprime 19 servicios de cercanías y dos regionales de mañana, uno de ida a Ribadeo y otro de vuelta a Ferrol. El documento final todavía está en fase de negociación y por eso la empresa rechaza dar detalles de su propuesta y del ahorro que busca con el nuevo plan. Portavoces de FEVE aseguran que a pesar de los cambios continuarán operativos todos los tramos de cercanías y regionales y que las frecuencias serán suficientes para garantizar el servicio público, pero al mismo tiempo advierten de que la oferta “se halla en muchos casos claramente sobredimensionada para las necesidades efectivas de los viajeros”, una circunstancia que, insisten, “hace imprescindible adoptar este tipo de medidas de racionalización”. Según la empresa, la media de ocupación de plazas sentadas en 2011 fue del 22%, un porcentaje que en algunos tramos se queda “entre el 10% y el 15%”.

“Nos dicen que el recorte es una exigencia innegociable de Fomento”

Las necesidades de racionalización de las que echa mano la empresa y el desmantelamiento de las cercanías que temen trabajadores y alcaldes se vieron las caras ayer por primera vez desde que los empleados conocen la propuesta de recorte de FEVE. La reunión confirmó lo que los trabajadores ya sospechaban cuando recibieron la proposición. “Nos dijeron que la reducción era una exigencia de Fomento [que continúa con las licitaciones del AVE, la última la de dos túneles entre Ourense y Lubián] y que ese aspecto era innegociable”, resume Gregorio Bermejo, el presidente del Comité de Empresa. A lo que la empresa se dice abierta es a distribuir de otra forma la reducción si los empleados presentan una alternativa. Lo harán “en dos o tres días”, promete Bermejo, aunque también anticipa que los ferrocarriles regionales con destino a Ribadeo son “irrenunciables” y que los de cercanías solo podrían someterse a una “reducción puntual” para que el recorte “no sea traumático”.