Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La autopista de Cádiz pierde más de un cuarto de sus usuarios desde 2007

La crisis y la subida del peaje llenan de tráfico la Nacional IV, mucho más insegura

Dos camiones se dirigen al peaje de la AP-4 entre Sevilla y Cádiz. Ampliar foto
Dos camiones se dirigen al peaje de la AP-4 entre Sevilla y Cádiz.

La autopista Cádiz-Sevilla pierde coches. Si hace unos años, la intensidad media diaria de vehículos llegó a superar los 19.000, ahora apenas alcanza los 14.000. La empresa concesionaria Abertis (antigua Aumar) dice que el descenso es generalizado en toda España y que es otro símbolo de la crisis. En este caso, además ha coincidido con un progresivo aumento de los precios que este verano ha experimentado un espectacular incremento con la aplicación de unas bonificaciones suprimidas por el Estado y la inminente subida del IVA. La preocupación se cierne sobre los responsables de la seguridad en la carretera al comprobar que muchos coches optan por evitar la AP-4 por la Nacional IV, un carretera con numerosos tramos sin desdoblar.

En 1991, apenas 8.000 vehículos circulaban por la autopista. Fue en 2007 cuando la autopista Cádiz-Sevilla alcanzó su récord en número de usuarios. Entonces alcanzó los 19.207 vehículos de intensidad media diaria (IMD), la variable que se usa para analizar el volumen de coches que utiliza una carretera. Ese número había sido creciente hasta alcanzar el pico aquel año. Desde entonces, el número no ha hecho más que caer. En 2008, perdió 800 vehículos. En 2009, otros 500. En 2010, casi 1.000. En 2011, otro millar. Y el gran descenso se está produciendo en 2012. Los datos del primer trimestre del año revelan que la media de coches que usan la autopista cada día es 14.001, 2.000 menos que el año anterior. Con todo, se espera que este dato mejore sensiblemente al final de 2012 porque julio y agosto suelen elevar la media en esta vía.

Los vehículos pesados son los que más optan por la carretera 'antigua'

Son datos de la concesionaria Abertis, que marcan una tendencia que también muestran las estadísticas sobre tráfico del Ministerio de Fomento, aunque las cifras gubernamentales incrementan en varios miles los vehículos que pasan cada día por el peaje. Fomento hace hincapié en que el tipo de vehículos que más ha caído es el de transporte pesado. Mientras que el tráfico general ha caído un 7%, el de camiones ha bajado un 14%.

El descenso en esta estadística ha ido parejo a un constante aumento del precio del peaje y también a una permanente, algunas veces latente, otras veces pública, reclamación sobre la necesidad de eliminar la obligatoriedad de este pago. Una exigencia que se basa en la discriminación que para Cádiz y algunos municipios de Sevilla como Lebrija y Las Cabezas supone carecer de autovía gratuita hasta la capital andaluza. El Ministerio de Fomento autorizó en 1998 la prórroga de la explotación de la AP-4, que expiraba en 2006, otros 13 años. Es decir, que salvo nueva prórroga, la autopista será de pago hasta el 31 de diciembre de 2019. La Diputación de Cádiz, con el socialista Rafael Román como presidente, trató de evitar esta prórroga en los tribunales pero el Supremo tumbó su iniciativa.

En 2006, llegó el gesto de suprimir el peaje de Jerez. Fue una decisión de la Junta de Andalucía, con Manuel Chaves como presidente, que comprometió 72 millones de euros para que este tramo de carretera que, por ejemplo unía la bahía de Cádiz con la sierra, fuera gratuito. En los bolsillos de los conductores, la medida apenas ha tenido efecto en los viajes entre Cádiz y Sevilla. Entonces, el peaje de Jerez costaba 1,05 euros mientras que el de Las Cabezas alcanzaba los 5,15. Ese precio total de 6,20 se recuperó enseguida con la aplicación de las alzas del IPC cada año.

2012 comenzó con un precio de 6,30, que se incrementó la pasada semana en 45 céntimos al aplicar las empresas la supresión de las bonificaciones que les daba el Estado. El 1 de septiembre, ese precio subirá otro 3% por el incremento del IVA y en diciembre volverá a encarecerse por el IPC. Será una subida superior al 14% en solo un año. Tanto es así que, mientras desciende progresivamente el tráfico por la autopista, crecen los usuarios que optan por utilizar la Nacional IV, una carretera que realiza un trayecto casi paralelo pero que lleva, al menos 20 minutos más y tiene varios tramos sin desdoblar, con lo que se incrementa considerablemente el riesgo de accidentes.

El proyecto de duplicación completa de esta carretera formó parte de recientes programas electorales pero ha dejado de estar entre las principales reclamaciones políticas al Ministerio de Fomento.