Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Clínica Mediterránea denuncia que se le impide renegociar su deuda

El centro, autorizado para realizar abortos de alto riesgo, puede cerrar en dos o tres meses

La Clínica Mediterránea Médica, uno de los centros médicos autorizados para realizar abortos en la Comunidad Valenciana, denuncia "la falta de sensibilidad" de la Tesorería General de la Seguridad Social de Valencia que le deniega "un aplazamiento negociado de la deuda que tiene nuestra clínica con esta entidad". La clínica explica que no ha podido hacer frente a sus obligaciones "debido a la crisis economíca general".

La clínica considera que pese a ser un centro privado en la práctica son un servicio público de salud por el origen de sus pacientes y ya que trabajan "mayoritariamente para la Consejería de Sanidad realizando todas las interrupciones de embarazo que nos envían". La clínica, en una nota emitida, lamenta el agravio comparativo que sufren ya que , aseguran que la posibilidad del aplazamiento en el pago que se le permite a otras instituciones como la Generalitat.

"Estre trato nos va a abocar a un posible cierre de nuestra clínica antes de dos o tres meses", alerta la clínica, que asegura que todas sus cuentas han sido embargadas por la Seguridad Social y que, por tanto, no pueden utilizar el dinero de los posibles pagos que lleguen de la Generalitat valenciana o del Gobierno de Murcia. Los trabajadores del centro, agregan estas fuentes, llevan tres meses sin cobrar y lo mismo o "peor" ocurre con sus proveedores.

"El derecho al aborto en nuestra comunidad y también en la de Murcia se verá gravemente afectado ya que otra vez para nuestra vergüenza las valencianas tendrán que viajar a Madrid o a Barcelona para interrumpir su embarazo con un feto gravemente malformado", alerta la clínica.