Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subida del precio de los peajes de la AP-2 y AP-7 origina nuevas protestas

El Ministerio de Fomento anunció el viernes un alza de precio del 7,5% en estas vías

La vicepresidenta de la Generalitat acusa al Gobierno español de deslealtad

El súbito anuncio del Ministerio de Fomento —el viernes—, de que hoy sube el 7,5% el precio de los peajes de las autopistas AP-2 y AP-7 provocó ayer la airada reacción del Gobierno catalán, que aseguró que no fue informado, y una nueva convocatoria este mediodía de la campaña No vull pagar que encabeza Solidaritat Catalana per la Independència.

La subida inesperada agrava el malestar del Gobierno catalán con relación a los peajes. Hace unas semanas, el consejero de Territorio, Lluís Recoder, advirtió de que podría dar marcha atrás en las bonificaciones que desde principios de año se aplican en los peajes por recurrencia, alta ocupación y eficiencia energética como consecuencia de la desaparición de los fondos de 20 millones que aportaba el Estado. Las bonificaciones de 2011 todavía no se han pagado.

Ayer, la vicepresidenta del Ejecutivo catalán, Joana Ortega, acusó al Gobierno de deslealtad y lamentó que la subida se haya decidido “con nocturnidad y sin avisar: va en contra de lo que necesita el país”. El Gobierno del PP “lo pone muy difícil”, dijo, “parece que no sea consciente de la situación” que atraviesa Cataluña. El 7,5% alcanzará el 10% cuando en septiembre se aplique la subida del IVA aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy.</