Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La política no es un juego

"El PSPV es un partido de gobierno, que huye de actitudes populistas, de críticas fáciles y de oportunismos"

El pasado 6 de julio, Jorge Galindo, publicó un artículo en este periódico titulado El fuego político, en el que afirmaba, utilizando como marco la reacción ante los recientes incendios del interior de la provincia de Valencia, que “el PSPV ha quedado totalmente fuera de este juego”, en contraposición a lo que calificaba como “respuesta contundente” de otros grupos políticos de la oposición. En opinión del autor, los socialistas valencianos no solo no habíamos “conseguido articular un discurso claro sobre lo sucedido”, sino que llevamos “una década y media sin proponer un modelo claro sobre qué queremos para la Comunidad Valenciana”.

Es cierto que, mientras estuvieron activos los incendios, la única prioridad de los socialistas fue prestar nuestro apoyo a los afectados y preocuparnos por conocer cómo se estaba luchando contra las llamas. No consideramos que estuviéramos ante un juego, en el que hubiera que tomar posiciones. Ante una catástrofe, donde muchos se están jugando la vida para combatirla, lo primero es pensar en las personas y los bienes afectados y, en ese sentido, la visita solidaria de Rubalcaba, tan criticada en algunos medios, provocó, sin embargo, que el Gobierno de España prestara alguna atención a los incendios, enviando a continuación a dos de sus Ministros y, con ellos, algunos medios adicionales para combatirlos.

Porque para el PSPV, mientras ardían nuestros montes, lo oportuno, era no contribuir a incendiar más los ánimos. Lo contrario, utilizar como arma política contra el Consell la desolación e indignación de los valencianos, cuyos pueblos estaban siendo calcinados, hubiera sido oportunismo. Algo fácil de hacer cuando no se tiene la responsabilidad de gobierno en ninguno de los ayuntamientos afectados. Es decir, los socialistas no hemos estado fuera de juego. Únicamente hemos evitado añadir más fuego a un tablero en llamas.

Por ello, en cuanto los incendios estuvieron controlados, ha sido el PSPV quien ha pedido la dimisión del consejero Serafín Castellanos por la incompetencia demostrada, así como la comparecencia inmediata del presidente Fabra en las Cortes para explicar las razones de la evidente descoordinación y falta de medios, que se han puesto de manifiesto durante la extinción, comparecencia que el PP ha impedido con su mayoría absoluta.

Inmediatamente, nos hemos reunido con los vecinos de todos los territorios afectados para recoger información de primera mano, una vez ha podido ser contrastada, con la que exigir todas las responsabilidades políticas a que haya lugar y proponer medidas serias y coherentes, como hemos hecho a través de iniciativas parlamentarias, que puedan contribuir a evitar situaciones como las que hemos sufrido. Por ejemplo, la necesidad de articular la colaboración de la sociedad civil en situaciones de catástrofe, como ocurre en muchos países. Son los vecinos quienes mejor conocen su territorio y su actuación puede ser inmediata y determinante, pero debe ir precedida de la formación adecuada y supervisada por profesionales. Pero, sobre todo, es necesario cambiar el modelo de gestión territorial que se ha venido practicando por el Consell, como hemos venido denunciando durante años.

La política de la especulación y el pelotazo es la que nos ha conducido a la desoladora situación de abandono que sufren nuestros montes y municipios rurales y contra ella los socialistas hemos luchado en las instituciones, en la calle y en los tribunales.

Los socialistas valencianos siempre hemos defendido el mismo modelo económico, social y territorial para la Comunidad Valenciana. Un modelo basado en la transparencia del uso de los fondos públicos, la gestión sostenible de nuestros recursos naturales, el mantenimiento de unos servicios públicos de calidad, el mantenimiento de una sanidad pública y gratuita para todos, y la promoción de la educación, el conocimiento y la innovación como motor de nuestro futuro. Cuando gobernamos la Comunidad Valenciana, ya comenzamos la implantación de ese modelo a través de la consolidación de nuestras instituciones, en las que creemos y a las que defendemos, porque son propiedad del pueblo valenciano y no de quien en este momento las dirige. Por eso hemos destapado la corrupción que se había adueñado de ellas, con casos como el Gürtel, Emarsa, Carlos Fabra y tantos más. El PSPV es un partido de gobierno, que huye de actitudes populistas, de críticas fáciles y de oportunismos. Un partido que no se toma la política como un juego.

Francesc Signes i Núñez es secretario de Infraestructuras y Sostenibilidad del PSPV

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción