Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Afectados por las preferentes exigen una solución global

Novagalicia no recurrirá la sentencia que le obliga a devolver el dinero. Castellano insiste en que en los casos de mala comercialización la solución llegará "pronto"

La sentencia de un juzgado de Cambados condenando a Novagalicia a devolver 7.560 euros de un contrato de participaciones preferentes por hallar “vicio en el consentimiento”, no consuela a las plataformas de afectados. Ayer varios portavoces reclamaron una solución “colectiva”, para recuperar el dinero invertido.

Luciano Villar, de la plataforma de O Morrazo, insistió en que la vía judicial tiene que ser “el último recurso” para esta solución que, a su juicio, tiene que pasar por la vía política. Cree que los recursos pueden dejar de lado a una parte de las personas que adquirieron estos productos. El criterio, según Villar, pasa porque se modifique la normativa que impide la recompra de las preferentes con el 100% del capital. No todos los clientes han optado por la misma vía. Al igual que ocurrió con el caso de los contratos de permuta (también conocidos como swaps), se espera que ahora comience el goteo de sentencias judiciales.

El presidente ejecutivo de NCG Banco, José María Castellano, ha indicado que la entidad no recurrirá la sentencia que la obliga a devolver el dinero a un afectado por preferentes, puesto que el banco tiene "interés en devolver" los fondos invertidos. "Cuando haya una sentencia judicial la acataremos y devolveremos el dinero", ha afirmado y ha revelado que "no es la primera sentencia" en este sentido.

La subcomisión de seguimiento del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) del Congreso se reúne hoy para decidir cuándo cita a comparecer al presidente de Novagalicia Banco, José María Castellano, y a los antiguos presidentes de la caja, Julio Fernández Gayoso y Mauro Varela. Los tres deberán dar explicaciones sobre la crisis que desembocó en la nacionalización de la entidad fusionada. En la lista también figura el nombre de Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, y de otros responsables de entidades nacionalizadas. Tras la determinación de la fecha comenzarán las comparecencias solicitadas por el PP. Según su portavoz, Alfonso Alonso, se sustanciarán en la Comisión de Economía, con acceso público (y no a puerta cerrada, como inicialmente propuso el PP), a partir de la última semana de julio y seguirán en septiembre.

Castellano ha explicado que los dos primeros problemas que se encontraron los actuales gestores al llegar a Novagalicia --la constitución oficial como banco fue el 14 de septiembre de 2011-- fueron las indemnizaciones millonarias a varios exdirectivos de Novacaixagalicia --la caja de la que nació el banco--, algo que "alarmó a toda la sociedad", y las preferentes. El "ánimo", ha dicho, es "resolverlo". "Lo que queremos es arreglarlo y, si puede ser hoy, no quisiéramos esperar a mañana porque nos afecta a algo muy importante, que es la reputación de la entidad", ha incidido el presidente de NCG Banco, que ha repetido que no tienen "ningún problema de liquidez" para reintegrar esos ahorros.

El problema, ha explicado, es que al estar el banco controlado en más de un 90% por fondos públicos cualquier solución "pasa por tener el acuerdo de Bruselas", puesto que las preferentes son un híbrido entre capital y deuda y las autoridades europeas interpretan que el valor desciende también cuando cae el valor de la propia entidad. Este es el motivo, ha dicho, de querer esperar a la recapitalización de la entidad para dar alternativas. "Hay una serie de gente muy importante a los que se les ha comercializado incorrectamente --un producto como las preferentes--", ha afirmado Castellano, que ha indicado que cuando un cliente está en esta situación, la vía más rápida es "el arbitraje", una fórmula que "permitiría resolver --la situación de-- un grupo importante de afectados". En este sentido, ha reiterado que Price Waterhouse Cooper hace, por encargo de Novagalicia, un estudio para determinar los casos en los que la comercialización fue correcta y en los que no. Estos últimos casos "van a poder cobrar posiblemente pronto", ha subrayado.