Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ficosa espera cerrar una financiación estructurada para seguir creciendo

La empresa afirma que ha mejorado resultados, pasando de 10 a 52 millones de euros

El comité de Ficosa Electronics teme por los 400 trabajadores que ensamblan televisores

El grupo Ficosa, controlado por la familia Pujol, ha asegurado hoy que espera cerrar una financiación estructurada a largo plazo para dar apoyo al plan de crecimiento del negocio, que prevé un crecimiento de ventas en los próximos años de entre un 25% y un 50%.

La multinacional de componentes para la automoción ha hecho público un comunicado en el que subraya las fortalezas de su negocio. Se trata de una respuesta a la petición realizada el lunes por la familia Tarragó, fundadora de la compañía y actual accionista desde que fue apartada de la dirección hace un año. Los hermanos Tarragó alertaron el lunes de la delicada situación financiera del grupo y de los peligros de la refinanciación, por lo que pidieron una ampliación de capital de hasta 100 millones para equilibrar los balances.

En la nota, Ficosa Internacional afirma que ha conseguido mejorar sus resultados operativos recurrentes desde un Ebitda (resultado operativo) de 10 millones de euros en 2009 a 52 millones en 2011, "a pesar del importante esfuerzo realizado en la cuenta de resultados para impulsar las actividades relativas al desarrollo de productos innovadores". En esta línea, asegura que el Ebitda superará los 100 millones de euros en los años 2015-2016 y señala que el patrimonio neto de Ficosa Internacional es de 90 millones de euros, con una deuda neta de 206 millones de euros.

Los hermanos Josep Maria, Jordi y Xavier Tarragó defienden que la ampliación de capital es la única salida que tiene la compañía para continuar su expansión e internacionalización, y garantizar el futuro de su proyecto industrial. Las familias Tarragó y Pujol mantienen desde hace un año un enfrentamiento abierto que se ha trasladado a los tribunales, donde hay demandas planteadas tanto en el ámbito penal como en el mercantil y el laboral.

El trasfondo de la disputa son las diferencias entre los Tarragó y los Pujol por el giro empresarial que ha emprendido el grupo Ficosa, que ha realizado una de las operaciones industriales más importantes de los últimos años en España al asumir el traspaso de la planta de Viladecavalls (Barcelona) de Sony. El grupo Ficosa es una de las mayores multinacionales del sector de la automoción  con capital 100% español, con presencia en 19 países y unos 8.000 trabajadores.

Por otra parte, el comité de empresa de Ficosa Electronics, que asumió la plantilla de Sony en Viladecavalls, ha advertido esta tarde de que peligra el empleo de más de 400 empleos cuando expiren los dos años que dio la multinacional japonesa para retirar su producción de televisores. El presidente del comité, Óscar Justicia, ha explicado que en estos momentos solo realizan tareas vinculadas a la automoción unos 50 de los 600 empleados de esta planta y que los proyectos que podrían llegar en los próximos meses darán trabajo en esta área a otros 75, como máximo. Los demás, que ensamblan televisores, son los que no tendrían garantizado el empleo.

Más información