Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Tarragó piden a los Pujol que Ficosa amplíe capital con la entrada de socios

Apartados de la gestión, pero todavía accionistas, urgen la entrada de entre 50 y 100 millones

Los hermanos Tarragó, apartados hace un año de la gestión del fabricante de componentes para la automoción Ficosa, han pedido hoy a los Pujol, sus primos, que acepten pedir una ampliación de capital para reforzar la compañía. Los Tarragó, que mantienen su condición de accionistas (44%), han comparecido públicamente para instar un acuerdo que permita hacer una ampliación que cifran entre 50 y 100 millones de euros. Los Tarragó consideran que los resultados operativos de Ficosa son "insuficientes para pagar la deuda" y que "se están perdiendo muchas oportunidades de negocio", como compras y la salida a mercados como China.

"No parece lógico seguir por la vía del endeudamiento", ha manifestado Josep Maria Tarragó, vicepresidente hasta julio de 2011, flanqueado por sus hermanos Xavier y Jordi, tras afirmar que la situación financiera es muy delicada y recordar que la empresa arrastra una deuda de 300 millones, 50 de ellos procedentes de un préstamo concedido en 2009 por el ICF. "No se puede seguir así", ha zanjado, y ha pedido que la ampliación venga acompañada de la "profesionalización de la gestión" de la empresa. "Si la familia tiene que dejar la empresa para dar lugar a consejeros independientes, adelante, no queremos la silla", ha dicho. Los hermanos Tarragó han asegurado esta semana que "hay gente" que estaría dispuesta a entrar en Ficosa "si hubiera acuerdo entre las dos familias".

La mala relación entre las dos familias (con varios procedimientos judiciales abiertos por parte de los Tarragó desde que fueron apartados hace un año) es ahora mismo un gran obstáculo para este acuerdo del que hoy han hablado los primeros, pero también es cierto que la deuda es un lastre que dificulta el día a día en la compañía.

Hasta ahora cualquier intento de mediación ha fracasado y actualmente hay demandas de los Tarragó contra sus primos por cuestiones laborales (los despidos de Josep Maria y Jordi), por cuestiones penales (presunta opacidad en las cuentas, gestión desleal y falsedad documental) y por aspectos mercantiles, como las cuentas de 2011 y la creación en 1990 de la empresa Ficosa Investment. Ahí está, según los Tarragó, "el plato fuerte", porque los hermanos Tarragó consideran irregular la creación de esta empresa, que rompió la paridad entre las dos familias en la cúpula del grupo. "Que [los Pujol] empleen la máxima de que Ficosa es lo más importante", han pedido varias veces los hermanos Tarragó.

Según los tres hermanos que han hablado, la actual cúpula de Ficosa es partidaria de refinanciar deuda y posteriormente recapitalizarse, e incluso salir a Bolsa. Pero los Tarragó no lo ven bien (son partidarios de ampliar capital primero) ni factible: "Llevan mucho tiempo controlando la compañía y cualquier entrada exigiría un nivel de due dilligence que no les gusta", ha dicho Josep Maria.