Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confusión y caos en las farmacias con los recibos

El comprobante que los establecimientos proporcionan a los usuarios no muestra la cantidad pendiente de cobro de la tasa

El primer día de la implantación del nuevo copago en función de la renta aplicado por el Gobierno central ha llegado a Cataluña en medio de una gran confusión para usuarios y profesionales. El pasado viernes, ante la imposibilidad de poder aplicar con garantías la nueva tasa, la Generalitat decidió aplazar el cobro del copago según rentas y en su lugar entregar a los usuarios un recibo en el que debía indicar la cantidad pendiente de pago. Sin embargo, en el comprobante que las farmacias proporcionaron a los usuarios que ayer acudieron a comprar sus medicinas simplemente se incluye, como si fuese una factura normal, el precio de los medicamentos comprados. La cantidad pendiente de cobro de la nueva tasa no se muestra. Y es que el montante tampoco lo conocen los farmacéuticos.

“Le doy este tíquet, porque dentro de unos meses el Estado español pasará cuentas con usted”, repitió ayer una y otra vez Carmen Buxalleu, trabajadora de la farmacia Valls. “Pero no sabemos ni cuánto, ni cómo, ni dónde”, aseguró la dueña, Maria Valls. El pasado viernes, el Servicio Catalán de la Salud informó de que el cobro por el nuevo copago se realizaría en las farmacias a partir de agosto, en el caso de los ciudadanos activos y de octubre en el de los pensionistas, algo que tampoco ha sido notificado a los profesionales. “No sabemos nada, es un caos y todo ha sido muy precipitado”, comenta la dueña de una farmacia 24 horas del barcelonés barrio de Sants que no quiso identificarse. La indignación de los farmacéuticos por la atropellada medida se une a una semana llena de problemas e incidencias por las dificultades de la llegada del euro por receta impuesta por la Generalitat.

Sobre los posibles errores del sistema informático los farmacéuticos tampoco tiene respuesta: “Yo tengo que cobrar lo que me dice el sistema al cliente, porque en el caso de no hacerlo, tendría que pagar yo ese gasto”, asegura Maria Valls.

Más información