Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘excelentes’ bajan su media

Los alumnos no se preocupan por sacar peores notas y confían en subir media en selectividad

La FAPA Giner de los Ríos manifiesta su rechazo a este instituto "que segrega y baja la media"

Alumnos de Bachillerato de excelencia recogen las notas de fin de curso. Ampliar foto
Alumnos de Bachillerato de excelencia recogen las notas de fin de curso.

José Alberto Rodríguez está sentado sobre el respaldo de un banco cercano a su instituto. Le acompañan Diego Caro, Rodrigo Álvarez y Elena Méndez, todos alumnos del primer bachillerato de Excelencia de la Comunidad de Madrid, destinado a los mejores estudiantes de la región. Acaban de terminar una semana de exámenes que determinará su nota media y sienten una mezcla de tensión y alivio. José Alberto se frota las manos, nervioso. Le preocupa suspender inglés. En su anterior instituto este joven de 16 años tenía una media de ocho en lengua extranjera pero al llegar a este bachillerato las materias se complicaron. “En matemáticas e inglés se nota que el nivel es más alto”, dice. Sus compañeros asienten. Cuando recoge las notas respira de nuevo tranquilo. Al final no ha suspendido, ha sacado un seis en lengua extranjera y, además, ha logrado una media de 8,8. Nada mal, aunque en su anterior centro su media era de nueve.

Los alumnos excelentes van saliendo con las notas en la mano del IES San Mateo, el instituto que acogió en septiembre de 2011 este bachillerato experimental. Ya no piensan en materias, sino en disfrutar del verano después de un año “muy duro”. Salen sin preocuparse más de las opiniones que han empañado su curso lectivo con polémicas de éxitos y fracasos. Éxito según la Comunidad y los profesores del San Mateo. Fracaso según asociaciones de padres y otras organizaciones educativas que tildaban de “segregador” al instituto y más en un periodo de recortes en educación, que también afecta a los bachilleratos, ya que se anunció una reducción de los mismos. “Es un fracaso. Baja la media”, ha repetido durante meses la FAPA Francisco Giner de los Ríos, la asociación de padres y madres de alumnos, mayoritaria en Madrid.

Los alumnos no están de acuerdo a pesar de los resultados. José Alberto asegura que lo que baje en este curso y el próximo [2º de bachillerato] lo recuperará en la selectividad. “No estoy preocupado por mi media”, manifiesta. Tampoco sus compañeros. De hecho, las notas de alguno de ellos rozan la perfección. “Yo he sacado un 9,3 de media”, presume Diego, orgulloso. “Yo un 8,8”, dice Marta. Rocío ha obtenido un 7,5 de media y en su anterior centro tenía un 9,9. “Aun así, estoy muy feliz con los resultados”, asegura. Jorge es padre de una alumna y afirma que su hija está más contenta con un siete del Bachillerato de Excelencia que con un 10 en el instituto normal.

“No es tan distinto de otros centros. Se está exagerando un poco, tanto de un lado como de otro”, considera Diego Caro, compañero de José Alberto. “Se ha creído que somos especiales pero en realidad el programa es el mismo. Quizás se profundiza más, puede que el nivel del trabajo sea más alto, pero al final damos las mismas asignaturas”, explica José Alberto terminando la frase que había empezado su amigo. Este asegura que se especuló también con las razones por las que algunos de los alumnos abandonaron el instituto de excelencia. “En mi clase lo dejaron cuatro pero ninguno porque no pudiera seguir el ritmo”, asegura. Elena también explica que en su clase una compañera se fue porque “no tenía vida”. “Prefirió seguir en su instituto y sacarse el ciclo sin agobios”, declara. La Comunidad de Madrid solo informó de que dos alumnos dejaron el curso. Los alumnos, sin embargo, terminan contando seis.

Un bachillerato de prueba

El Bachillerato de Excelencia, que arrancó el pasado septiembre en este instituto situado en el centro de Madrid, estaba destinado a aquellos alumnos que tuvieran un ocho de nota media mínima y un siete en la prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI), el examen regional que se aplica en 6º de Primaria y 3º de la ESO.

El modelo fue único en España y un centenar de alumnos se presentó para probarlo. Al cierre del curso los detractores siguen levantando la voz, sobre todo después de conocer la decisión del Gobierno regional de extender este experimento a seis institutos más repartidos por la Comunidad: el IES Arquitecto Peridis (Leganés), el Diego Velázquez (Torrelodones), el Burgo de las Rozas (Las Rozas), el Palas Atenea (Torrejón de Ardoz), el Pintor Antonio López (Tres Cantos) y el IES Prado Santo Domingo, de Alcorcón.

Hay una pausa porque salen más compañeros del instituto. Quieren ir a comer juntos para despedir el año y tienen que estar todos. Se ríen y se preguntan qué tal ha ido. Elena Méndez retoma la explicación. “En Internet se extendió la opinión de que nos pisamos los cuellos unos a otros y eso no es verdad. Todos queremos dar más de nosotros, nos ayudamos. Nos quedamos por la tarde en la biblioteca estudiando en grupo y el que más sabe de la materia se lo explica a los demás”, afirma esta joven. “Sí, yo me he quedado muchas veces”, corrobora José Alberto. Elena le sonríe y dice que sí con la cabeza. “El hecho de que seamos tan pocos y tengamos un nivel tan parecido ha provocado que hagamos piña y nos echemos una mano”, concluye Elena. En el banco se hace el silencio. “Ha sido un año muy duro”, reflexionan en voz alta. Y puntualizan: “Sobre todo por la distancia”.

José Alberto es de Collado Villalba y tarda una hora en llegar a su instituto. Elena está en la misma condición. Vive en El Escorial y cada día se levanta a las seis de la mañana para entrar a clase a las ocho y media. “Con el trayecto llegas agotado. Empezar a estudiar a las ocho de la tarde y luego levantarte a las seis de la mañana es demoledor”, sostiene.

El año que viene, se esforzarán más, o esa es su intención. Volverán a un IES San Mateo reformado y convertido exclusivamente al bachillerato de excelencia, aunque a costa de la inversión de dos millones de euros más para las obras, que se suman a los 600.000 euros que ya se aportaron en el año anterior. Pero eso a ellos no les importa. Por fin han llegado las vacaciones.

Obras de de miles de euros

El pasado mes de mayo, el Gobierno regional anunció que se invertirán dos millones de euros más en el San Mateo, que se suman a los 600.000 euros que se aportaron en el año anterior y a los costes de los recursos humanos del centro —complementos a los docentes incluidos—. Antes de convertirlo en el instituto de los mejores, se hicieron obras de adecuación, que ahora se ampliarán para que acoja a cinco nuevos grupos, lo que permitirá que el próximo curso albergue a 157 alumnos de 1º y 102 de 2º de Bachillerato, 259 en total. Tras la rehabilitación, el San Mateo tendrá 12 aulas tipo, cuatro laboratorios, cuatro seminarios, dos aulas de dibujo, cuatro aulas de innovación tecnológica, un taller de innovación tecnológica, cuatro aulas polivalentes, salón de actos, biblioteca y gimnasio.

La Giner de los Ríos critica que esta nueva partida "supone que se gasta en un único centro lo que supondría poner cerca de 100 profesores en los institutos madrileños, que deberían incidir especialmente en aquellos que tienen más dificultades". CC OO también censura que la Comunidad destine el 20% de la partida para la rehabilitación de institutos al San Mateo, lo que supone que dedicará solo nueve millones de euros para otros 300 institutos, en los que se escolarizan más de 180.000 alumnos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram