Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El instituto para los mejores estará en el centro de Madrid

El centro elegido es San Mateo, en el que se quiso instalar el colegio catalán que nunca se creó por falta de demanda.- "Los socialistas creen que la meritocracia es un privilegio y la excelencia, elitismo", responde Aguirre a las críticas

El instituto de Educación Secundaria con la modalidad del Bachillerato Excelente se instalará en el colegio San Mateo, ubicado en el centro de Madrid -calle Beneficencia número 4, cerca de Fuencarral y de la Plaza de Barceló-, que hasta ahora se usaba para albergar alumnos de otros centros que tenían que dejar sus instalaciones por obras o reformas. Es el mismo centro en el que Esperanza Aguirre quiso instalar el colegio catalán que nunca se creó por falta de demanda.

Así lo ha anunciado la presidenta de Madrid, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, celebrado esta mañana de manera extraordinaria en el Ayuntamiento de Colmenar Viejo, en la que Aguirre ha vuelto a insistir en que su "obligación" es proporcionar a los mejores estudiantes de Secundaria "los mejores" profesores para que sigan destacando en sus estudios superiores. También ha arremetido y bien contra los socialistas, a los que ha dicho que le parece "increíble" que el PSOE no quiera ayudar a los "excelentes". "Estoy convencida que, como pasa con los deportistas de elite, van a salir los científicos y profesionales mas destacados del futuro", ha aseverado Aguirre, según la cual a los socialistas "les gusta mucho lo de igualar por abajo".

A la presidenta le parece "verdaderamente sorprendente" que el PSOE no esté de acuerdo con atender a alumnos sobresalientes que no tienen medios para estudiar Bachillerato "fuera o en colegios de elite", aunque el acceso al nuevo colegio será por nota, no por renta. Frente a los críticos, entre ellos el PSM, que acusan al Gobierno regional de preocuparse más de los que menos necesitan, ha asegurado que la Comunidad seguirá ocupándose de los alumnos "rezagados", de los que tienen más dificultades de aprendizaje, y ha añadido que "prácticamente el 90% de los medios" de la Consejería de Educación se dedica a ellos, algo que, "le parece bien a los socialistas". "Lo de igualar por abajo les gusta mucho a los socialistas y es lo que han puesto en sus leyes, que desgraciadamente siguen vigentes hoy y eso con nosotros desde luego no va", ha afirmado la presidenta. Según Aguirre, "los socialistas creen que la meritocracia es un privilegio y la excelencia, elitismo".

Reacciones a izquierda y derecha

En cuanto a la elección del centro en sí, la Comunidad de Madrid ha explicado que San Mateo garantiza el acceso a todos aquellos que quieran estudiar en él. "Está en el centro de Madrid y tiene, por lo tanto, garantizado el acceso fácil del transporte público", ha dicho Aguirre. De hecho, tiene tres estaciones de Metro cerca (Tribunal, líneas 1 y 10; Alonso Martínez, línea 5; y Bilbao, línea 4. También es muy fácil de llegar en autobús (3,7,21,37,40,147,149).

El colegio donde va a estar el instituto para los mejores es el mismo donde ya se trató de instalar el colegio catalán. Se habló mucho de este proyecto fracasado, que lanzó Esperanza Aguirre en 2008, porque provocó una catarata de peticiones por parte de las otras comunidades con lengua propia. Iba a llamarse Josep Tarradellas y en él, los alumnos catalanohablantes podrían estudiar en su lengua materna.

Hace dos días, Aguirre sorprendió lanzando la idea de crear este centro exclusivo para los alumnos con mejor expediente, un modelo que separa a los estudiantes con un ocho de nota media mínima y un siete en la prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI), el examen regional que aplica en 6º de Primaria y 3º de la ESO. Este modelo único en España ofrecerá a los estudiantes "una enseñanza que, como ellos, aspire a la máxima excelencia", según Aguirre. El Ministerio de Educación, en una respuesta poco habitual porque no suele entrar a valorar decisiones regionales, tildó la propuesta de "segregadora", contraria "al principio básico de socialización en las aulas".

La Comunidad quiere empezar el próximo curso con un proyecto piloto en cuatro aulas de 1º de Bachillerato. Habrá una modalidad de Ciencias y Tecnología y otra de Ciencias Sociales. Se elegirá a "80 o 100 alumnos de los que aspiren al centro de forma voluntaria", según un portavoz de la Consejería de Educación. Los alumnos con Premio Extraordinario en Secundaria -unos 25 anuales, según Educación- podrán optar a este centro de forma automática.

El resto de aspirantes se enfrentará a un examen de ingreso del que la Consejería no ha ofrecido detalles. En Madrid hay unos 3.000 alumnos que podrían presentarse a esa prueba, según estimaciones de la Consejería, que no precisó cómo espera ampliar el sistema en próximos cursos. Tampoco aclaró cómo seleccionará a los "mejores profesores", los que les darán clase, que recibirán un suplemento económico por impartir clase en este centro, ni explicó cómo será el plan de estudios de los futuros alumnos.

El modelo ha sido criticado por la izquierda y los laicos, que lo consideran segregador. Del otro lado, populares, sindicatos de concertada y parte de los padres se muestran a favor de "estimular" a los más listos. Al debate se suman el Gobierno y otros expertos, que también prefieren recetas más integradoras. Y fuera de España, Francia, Reino Unido y EE UU contemplan fórmulas similares.