Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico incrementará el 30% el precio de las multas a los reincidentes en Cataluña

Interior lanza un plan para reducir la mortalidad en las carreteras, que ha aumentado el 7,2%

Las personas que por tercera vez sean multadas en las carreteras catalanas por una conducta grave (adelantar en zonas no permitidas, circular a más de 190 kilómetros por hora, conducir con una tasa de alcoholemia superior a la permitida o bajo los efectos de las drogas y circular sin cinturón) serán castigadas con un incremento del 30% de la cuantía de la sanción. Es una de las medidas que el Departamento de Interior, que dirige Felip Puig, ha lanzado para reducir la mortalidad en las carreteras catalanas, junto a más policías y más controles. Las sanciones deberán ser firmes.

En lo que va de año, 104 personas han muerto en la red viaria, lo que supone el 7,2% más que el mismo periodo del año anterior, cuando hubo un total de 97 víctimas. La mitad de los accidentes mortales (53 del total)  se produjeron en una vía secundaria con un carril por sentido. La cifra varía de la que dio la directora general de Tráfico, María Seguí, que se refirió al 17% más de fallecidos en Cataluña. En rueda de prensa de este lunes, su homólogo catalán, Joan Aregio, ha asegurado que erró en el dato.  "Ella sabrá cómo actualiza las cifras", ha apuntado.

Interior ha presentado un plan, que entrará en vigor el próximo 1 de julio, que pasa por aumentar el número de agentes y de controles en las carreteras. Mossos d'Esquadra de las divisiones de tráfico y de seguridad ciudadana realizarán controles "integrales" en las carreteras, que comprobarán cuestiones como la velocidad, el consumo de alcohol y drogas, las condiciones técnicas de los vehículos, la documentación, etcétera.

El departamento también incrementará la rotación mensual de los radares fijos el 25%, los vehículos camuflados y el control a través de los medios aéreos del Servicio Catalán de Tráfico (SCT). La intención es evitar las distracciones al volante, que causan el 25% de los accidentes, según ha especificado Puig. El SCT también ha detectado velocidades excesivas (un aumento de la velocidad media de entre 1,5 y 2 kilómetros por hora), un mantenimiento deficiente de los coches y un envejecimiento del parque móvil debido a la crisis, así como un mayor uso de las carreteras secundarias (4%) en lugar de las de pago.

Entre 2007 y 2012 las autopistas han perdido entre el 15% y el 20% de vehículos y el resto de vías, entre el 5% y el 6%, según datos de Interior. Los Mossos se centrarán, prioritariamente, en la N-II, C-35, C-25, C-55, C-15, N-340, C-14, N-240, C-12 y C-13. Además, la policía hará especial hincapié en Lleida, donde las 28 muertes (27% del total) registradas este año suponen un aumento del 55,6% respecto al mismo periodo del año anterior.