Aguirre gastará 59 millones hasta 2016 para renovar los abonos de transporte

La Comunidad dice que la tarjeta recargable supondrá un ahorro a medio plazo Los nuevos títulos de transporte incluyen un chip con los datos y permiten combinar abonos El contrato coincide con la intención de la Consejería de cerrar antes el metro para ahorrar

Una estación de la la línea 7 del metro de Madrid.
Una estación de la la línea 7 del metro de Madrid.MANUEL ESCALERA

Las llaman tarjetas inteligentes. Funcionan sin contacto, llevan en un chip todos los datos del usuario y, cuando las tengan todos los viajeros, permitirán combinar abonos distintos o contar los 30 días de un mes en días naturales. Pero su implantación requiere un cambio en el sistema de renovación y venta que costará 59 millones de euros a las arcas públicas durante cuatro años. Hay que renovar las máquinas, los puntos de venta o el sistema informático.

Las condiciones del contrato de licitación, publicadas ayer en la página web de la Comunidad de Madrid, detallan los mínimos para la futura adjudicataria del servicio hasta 2016. El contrato del Consorcio Regional de Transportes asciende a 50 millones más otros nueve de IVA, que soporta la Administración. La futura adjudicataria recibirá el dinero en cinco anualidades: 10 millones en 2012; 11 en 2013 y 2014; 11,5 en 2015 y 6,5 en 2016, según los documentos.

El vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, informó este jueves en una rueda de prensa de los avances de la nueva tarjeta, que según sus estimaciones llegará a todos los abonos de la zona A (la almendra central de Madrid) antes de fin de año. Pero no ofreció ningún dato sobre el coste del cambio de modelo.

El nuevo contrato llega casi al mismo tiempo que la Comunidad de Madrid ha recortado 100 millones de su aportación al Consorcio para subvencionar el precio del billete. La Consejería lleva meses haciendo cálculos al céntimo para ahorrar y obtener 150 millones del precio de los viajes, que subieron en mayo una media del 11%.

Una de las medidas que barajan estos días, y que ha levantado una gran polémica, es adelantar el cierre del metro a medianoche en días laborables, algo que supondría entre cuatro y cinco millones de euros menos al año. ¿Cómo se justifica un desembolso tan alto en ese contexto? Un portavoz de Transportes asegura que el sistema de venta actual de billetes magnéticos es “más caro” para el erario público. Asegura que se abonan 15 millones anuales “más IVA” a estancos y otros puntos de venta por la mediación. Entre otros motivos, señala que la comisión que recibe la empresa gestora actual, Logista, es del 3,85% por cada venta y que se reducirá al 3% con el nuevo contrato. Además, la Consejería confía en que las aspirantes presenten ofertas a la baja.

La adjudicataria deberá mantener, al menos, los 900 puntos de venta actuales, según Transportes. Más de la mitad (550) en la zona A. Los seis primeros estarán instalados en Puerta del Sol, Atocha, Moncloa, Plaza de Castilla, Legazpi y Aluche, según el pliego.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS