Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP fuerza el reglamento para proteger al exconsejero de Solidaridad

Los grupos de la oposición solicitan un informe jurídico sobre la legalidad de la propuesta

El Partido Popular forzó el reglamento de las Cortes para que el exconsejero de Solidaridad Rafael Blasco pueda mantener formalmente el cargo de portavoz parlamentario popular pero sin ejercer las funciones propias de su condición. La Mesa de las Cortes tramitó ayer un escrito en el que comunica el cese temporal de Blasco como portavoz popular después de que el juzgado de Instrucción número 21 de Valencia haya observado indicios suficientes para imputarle en el escándalo de la cooperación.

Según el reglamento parlamentario, el cese temporal de funciones de un portavoz parlamentario solo se prevé en caso de enfermedad, por incapacidad temporal o por viaje oficial. Ninguno de esos supuestos se da en el cese temporal de funciones del portavoz popular, por lo que los grupos de la oposición solicitaron un informe jurídico sobre la legalidad de la propuesta.

El portavoz socialista, Antonio Torres, advirtió que si el portavoz adjunto del PP Rafael Maluenda formula hoy la pregunta al presidente de la Generalitat en la sesión de control se habrá consumado la vulneración del reglamento. “Es un gravísimo atentado contra las normas y la convivencia de los grupos parlamentarios”.

Marga Sanz, de Esquerra Unida, aseguró que Fabra muestra “debilidad” al no destituir formalmente a Blasco como portavoz. Y Mireia Mollà, de Compromís, tachó la componenda del PP de “mamarrachada” por mantener un portavoz sin voz en la Cámara.

Maluenda afirmó que la oposición realiza una interpretación “muy estricta” del reglamento de la Cámara con el único objetivo de “acribillar a Blasco”.

El propio presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, comunicó la nueva situación de Blasco al Grupo Popular antes del inicio del pleno. Su intervención, según los asistentes, fue cariñosa hacia el portavoz destituido de sus atribuciones. No hubo ninguna palabra más.

Rafael Blasco declinó hacer declaraciones a los medios de comunicación para hablar sobre su situación judicial y emitió un comunicado en el que reiteró su disposición “total y absoluta” a renunciar al cargo cuando se produzca la imputación.

En el escrito, Blasco expresó su confianza en el sistema judicial y recordó que, “aun en el supuesto de que se produzca una imputación, esta es siempre una garantía procesal”.