Peajes en las autovías antes de fin de año

La Comunidad espera recaudar 30 millones en 2012 por el cobro directo a conductores El contribuyente ya paga 103 millones por sistema de peajes en sombra

Una usuaria en un peaje de la R-4.
Una usuaria en un peaje de la R-4.C. MANUEL

Antes de que acabe 2012, los conductores madrileños tendrán que pagar directamente por usar las autovías. La Comunidad de Madrid impulsa así una medida que anunció la presidenta Esperanza Aguirre a principios de mayo y cuya idea mantuvo después de que el Gobierno de Mariano Rajoy desechara aplicarla en carreteras nacionales por el momento. Los madrileños ya asumen vía impuesto el pago de 103 millones de euros anuales en concepto de peaje en sombra, un modelo que el Gobierno de Aguirre heredó del predecesor Alberto Ruiz Gallardón y que la propia presidenta ha criticado en distintas ocasiones, la última hoy mismo. Aguirre ha recordado los “80 millones de euros” que cuesta cada año el peaje en sombra solo de la M-45.

La Comunidad quiere sacar a licitación el concurso para la explotación de los peajes y espera aprobarlo antes de fin de año, según ha especificado hoy la presidenta en la comparecencia posterior al Consejo de Gobierno. Asegura que aún no saben qué horquillas de precios van a aplicar, pero sí que se baraja imponerlo en “todas las autovías” con una limitación: aquellas en las que no haya una vía alternativa. También barajan incluir descuentos para residentes a los que espera que les resulte “muy barato” procurando “no hacer injusticias”.

Más información
Madrid mantiene su intención de imponer peajes en sus autovías
Aguirre favorece a las concesionarias de peaje en la sombra
Los peajes en sombra ya cuestan 103,6 millones de dinero del contribuyente
La M-45, un negocio en la sombra
Doble pago también al volante
¿Un agravio a Cataluña? Pues peajes para todos
González: “Hay que establecer un cobro por el uso de las carreteras”
El Ayuntamiento, contra los peajes para entrar en la capital

Con este nuevo sistema, la Comunidad de Madrid espera recaudar 900.000 euros en 2011 y 30 millones en 2012, según las estimaciones oficiales. Entre las alternativas barajadas y desechadas sobre el cobro en carreteras están la subida de impuestos o la imposición del céntimo sanitario.

El coste de construcción de la M-45, que une la M-40 con la A-2 por San Fernando de Henares y Leganés, fue de 487 millones en 2005 pero el coste final se ha triplicado. Se financió por peaje en sombra, que significa que una empresa construye y mantiene la vía y la Administración le abona un canon anual según el número de vehículos que la utilicen. El contrato de concesión administrativa a las distintas concesionarias durante 30 años reflejaba un pago cuatro veces superior: 1.670 millones de euros. En cuanto al resto de carreteras con peajes en sombra, en la M-407 (de Leganés a Griñón, 16 kilómetros) supone 6,4 millones de euros. La M-45 (34,8 kilómetros entre San Fernando de Henares y Leganés, casi 82 millones. La M-501, la polémica carreteras de los pantanos, recorre 72,8 kilómetros por San Martín de Valdeiglesias hasta el límite con la provincia de Ávila. Esta última no tiene una carretera alternativa pero está duplicada, ha dicho hoy Aguirre que en este caso “se estudiará” cómo establecer un cobro.

El peaje en sombra de esta vía y de la M-511 (que aparecen juntas en el presupuesto) asciende a algo más de 15 millones de euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS