Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Emshi revisará las ofertas del contrato del agua anulado por el TSJ

El presidente de la entidad se reúne con los técnicos para analizar la sentencia

El tribunal anula el contrato adjudicado a Aguas de Valencia por 50 años

El Tribunal Superior de Justicia valenciano acaba de anular el acuerdo por el que la Emshi —Entidad Metropolitana de Servicios Hídricos— adjudicó a Aguas de Valencia el servicio de suministro de agua a los 44 municipios del área metropolitana en 2008. Arturo Ros, presidente de la Emshi, dijo ayer que las ofertas para seleccionar el socio privado de Emimet se valorarán de nuevo. Aguas de Valencia tíene hasta la fecha el 70% de las acciones de la empresa mixta Emimet y la Emshi, el 30%.

El contrato se adjudicó en por 50 años y unos ingresos estimados de 2.500 millones de euros. La sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ estimó los argumentos de Aguas de Barcelona, que recurrió el concurso con el argumento de que los informes técnicos empleados para seleccionar al grupo Aguas de Valencia no eran los adecuados.

Ahora, el tribunal reconoce que la empresa que redactó el informe decisivo para la adjudicación carecía de la habilitación profesional necesaria. O lo que es lo mismo, la firma Secuenzia SL, autora del informe, no está especializada en servicios hidráulicos si no en negocios informáticos y de televisión digital. Enrique Crespo, uno de los principales imputados en el caso Emarsa, era entonces presidente de la Emshi y fue quien encargó a Secuenzia la valoración de las ofertas. Esta firma se adjudicó en esa época varios contratos de la Comunidad de Madrid que preside Esperanza Aguirre.

Nada más conocerse la sentencia, el presidente de la Emshi anunció que se reuniría ayer lunes con los técnicos de la entidad para analizar la situación y adoptar decisiones. Según dijo, las ofertas se revisarán.

Aguas de Valencia atribuyó la anulación de la adjudicación a un “vicio del procedimiento” e insistió en que el servicio en alta de agua potable a todo el área metropolitana de Valencia no se vería afectado.

El grupo Aguas de Barcelona (Agbar) que, a través de su filial Aquagest, ha conseguido contratos en varios municipios de la provincia de Alicante, no ha conseguido, sin embargo, abrir hueco en las otras dos provincias, donde Aguas de Valencia es hegemónica.

Agbar recurrió las bases del concurso pero perdió el procedimiento. Luego impugnó la adjudicación ante los tribunales, pero perdió en primera instancia. El grupo catalán no se conformó y presentó la apelación. Al final el TSJ le ha dado la razón.

Más información