Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¿Sabe que hay concursos públicos?” Vela: “Sí, ahora sí, después de años”

El exdirector de CACSA dice que se limitó a prorrogar los contratos con Nóos

Jorge Vela, exdirector del Instituto Valenciano de Finanzas.
Jorge Vela, exdirector del Instituto Valenciano de Finanzas.

El juez José Castro, que investiga en Palma de Mallorca la actividad del Instituto Nóos que presidía Iñaki Urdangarin, debió descubrir con sorpresa en el interrogatorio del 13 de abril a Jorge Vela, director general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) hasta su dimisión el 15 de mayo, que el que fue director general de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias (CACSA) entre 2005 y 2009 no tenía ni idea de contratación pública. La pregunta era en apariencia fácil: “¿Sabe que hay una cosa que se llama un concurso público?”. Pero Vela le respondió: “Sí, sí, sí, ahora sí, después de años...”.

El político del PP, imputado por autorizar los contratos de CACSA con Nóos sin que hubiera informes previos, negó ante el juez tener los conocimientos básicos necesarios para ejercer la dirección de una gran empresa pública o una institución como el IVF. “¿Usted sabe de contratación administrativa?”, le preguntó el juez. A lo que Vela le contestó: “No señor”.

En el interrogatorio, el directivo de CACSA se descargó de cualquier responsabilidad sobre la renovación de los contratos con Nóos para celebrar más congresos del certamen Valencia Summit y echó la culpa al entonces secretario autonómico de la Consejería de Economía y responsable de la Sociedad Pública Proyectos Temáticos, Luis Lobón, que finalmente dimitió, también hace dos semanas, como secretario autonómico de Turismo y Proyectos Estratégicos.

“Yo, por aquel entonces, [si] me hubieran puesto un contrato, un convenio, un pacto o un acuerdo delante, hubiera firmado exactamente igual”, llegó a admitir Vela. El exdirectivo aseguró que nunca había tratado con Urdangarin. Y cuando se le preguntó si no sabía que en los contratos hay “unos principios de publicidad, de concurrencia que se tienen que respetar”, Vela respondió que se trataba de “un evento totalmente atípico”.

Así, defendió en todo momento que cuando él llegó a CACSA, en marzo de 2005, ya se había celebrado la primera edición de la convención sobre deportes Valencia Summit, en octubre de 2004, y que el convenio con Nóos delimitaba, mediante documentos de prórroga, una proyección para cuatro ediciones, aunque solo se celebraron tres.

Insistió durante todo el interrogatorio en que recibió consignas para renovar las ediciones de 2005 y 2006 en las mismas condiciones que en 2004. Aunque luego explicó que Lobón, a su vez, siempre transmitía órdenes “siguiendo la jerarquía administrativa de CACSA”. Y preguntado por quién se las transmitía, apuntó que el consejero “Gerardo Camps”.

En el interrogatorio, el juez también le preguntó por la acusación que hizo la directora de Gestión Lisa Maldonado, que confesó que por orden de Vela cambió la fecha, para “vestir el santo”, de un informe jurídico elaborado en 2005 para justificar la contratación de Nóos en 2004. “Eso es rotundamente falso, señoría”, exclamó Vela.

Cada encuentro de Valencia Summit costó un millón de euros, que financiaron al 50% CACSA y Valencia Turismo Convention Bureau, una institución del Ayuntamiento de Valencia. Según el sumario, la contratación careció de resolución de inicio de expediente, de justificación del interés público en la contratación, ni tampoco una resolución de ajuste al precio de mercado, ni pliego de cláusulas, ni informe jurídico justificando la modalidad de contratación...