Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cámara de Cuentas remite a la fiscalía una filtración sobre los ERE

El órgano fiscalizador denuncia que los documentos ponen en entredicho su independencia

El presidente de la Cámara de Cuentas, Antonio López, en el Parlamento. Ampliar foto
El presidente de la Cámara de Cuentas, Antonio López, en el Parlamento.

La Cámara de Cuentas de Andalucía remitirá a la fiscalía la filtración del borrador de un informe sobre el fondo para empresas en crisis que financió los ERE entre 2001 y 2010. La difusión del documento ha puesto en el ojo del huracán político a una institución que habitualmente había quedado al margen de las disputas políticas. Hasta esta semana.

Tras el revuelo causado por el avance de un informe que aún no era un documento oficial y por tanto debía ser modificado, el órgano fiscalizador remitió al ministerio público los hechos para que investigue si se ha producido un delito de revelación de secreto. El presidente de la Cámara, Antonio López, no quiso detallar ayer cuántas personas tuvieron acceso al borrador y si sospechan de algún consejero de la Cámara: “Es una investigación interna”, alegó.

La importancia del borrador, difundido por Abc, radica en que este vinculaba al ahora presidente de la Junta, José Antonio Griñán, durante su mandato como consejero de Economía, y el expresidente Manuel Chaves, con las modificaciones presupuestarias del fondo para empresas en crisis y el conocimiento de las subvenciones discrecionales de la cúpula de la consejería de Empleo. Griñán censuró el “posible uso partidista” de la Cámara a través de la divulgación, en clara alusión al Partido Popular, cuya principal arma política es el escándalo de los ERE.

"La filtración interesada de documentos internos es un intento de limitar (…) y pone en entredicho la independencia de la Cámara”, ha censurado su presidente. “El informe dirá lo que tenga que decir cuando lo tenga que decir sin permitir manipulaciones”, ha añadido. López ha admitido que la imagen de seriedad y rigor de la Cámara ha sido dañada por esta filtración.

Durante ocho meses tres auditores y dos técnicos han elaborado el informe sobre el fondo para empresas en crisis después de que lo solicitara el Parlamento hace un año.”Las conclusiones no son definitivas hasta que no lo ve el pleno”, subrayó López. A partir de ahora el órgano deberá recibir las alegaciones de la Consejería de Empleo y aproximadamente en un mes o mes y medio presentará el informe definitivo.

La filtración es algo muy grave que marca un antes y un después en la actividad de la Cámara”, lamentó ayer su presidente Antonio López con tono grave en presencia de todos los consejeros del órgano. La mayoría asentía, a pesar de que alguno de ellos esté posiblemente implicado en la difusión del documento interno de la Cámara, filtrado antes de que la Consejería de Empleo haya podido presentar sus alegaciones. “Es un intento de limitar y condicionar la labor del equipo de fiscalización y pone en entredicho la independencia de la Cámara de Cuentas, pues se persigue condicionar la voluntad de este pleno”, añadió López. El presidente se quejó de que la difusión del borrador incompleto haya dañado la imagen de seriedad y rigor de la Cámara. Durante ocho meses tres auditores y dos técnicos elaboraron el informe sobre el fondo para empresas en crisis después de que lo solicitara el Parlamento hace un año. “Las conclusiones no son definitivas hasta que no lo ve el pleno”, subrayó López. A partir de ahora el órgano recibirá las alegaciones de Empleo y aproximadamente en un mes o mes y medio presentará el informe definitivo.

Griñán insistió en censurar lo sucedido: “Es verdaderamente condenable el uso con intención partidista” de la Cámara por parte del PP. El presidente incidió en quitar hierro al borrador del informe, ya que este aún no era oficial: “No hay ningún informe (...) Es un documento inexistente desde el punto de vista oficial”. Mientras, el portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, fue más allá y utilizó adjetivos muy gruesos: “Es deleznable, indebido y repugnante”.

Jiménez acusó directamente al PP de filtrar el borrador a través de una consejera nombrada por ese partido: “Una persona que ha sido nombrada consejera de la Cámara a instancias del PP ya que el documento estaba bajo su custodia (...) No es la primera vez que se produce la sustracción de documentos en las instituciones andaluzas para intentar dar sustento a la insolvencia de la estrategia judicial del PP”, en alusión a Invercaria o la agencia Idea. Jiménez acusó al PP de “actitudes mafiosas de manipulación y de sustracción” para “intentar subvertir y condicionar el funcionamiento de las instituciones en Andalucía”.

Jiménez indicó que el PSOE sabe que esto se ha hecho para trasladar “una visión distorsionada del proceso de información que está haciendo la Cámara de Cuentas, y que sea coherente con la estrategia judicial del PP”.

Por su parte, el PP aconsejó al PSOE “mirar en su interior” para buscar el origen de la filtración del borrador. El portavoz popular en el Parlamento, Carlos Rojas, replicó a Jiménez que su partido no estaba dispuesto a que “vapuleen la dignidad de ninguno de los consejeros de la Cámara de Cuentas, independientemente de quien los haya propuesto”. Rojas acusó a los socialistas de hacer de la filtración “una cuestión de asuntos internos del PSOE”. “Da la sensación de que tanto él [Jiménez] como Griñán están actuando en defensa propia, como si quisieran eludir su responsabilidad”, criticó.

Más información