El Gobierno vuelve a meter presión a la Junta sobre el plan de ajuste

Beteta amenaza con descontar fondos del plan de pago a proveedores

Protesta de profesores de la concertada en Sevilla.
Protesta de profesores de la concertada en Sevilla.GARCÍA CORDERO

El Gobierno y la Junta han vuelto a chocar e intercambiar reproches en público. En esta ocasión por el plan de ajuste autonómico, que ya vivió un primer episodio de desencuentros en la reunión de Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), en la que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dio el visto bueno al proyecto a regañadientes y en el último momento, no sin antes sembrar la duda sobre la solvencia de Andalucía.

 Su secretario de Estado, Antonio Beteta, levantó ayer otra vez la tapa de una polémica que parecía cerrada y dijo sentir una “honda preocupación” tras saber que la Junta ha aprovechado el paréntesis que resta hasta la aprobación de los Presupuestos del Estado, prevista el 15 de junio, para negociar con los sindicatos los recortes salariales. Pese a que tanto el presidente andaluz, José Antonio Griñán, como su vicepresidente, Diego Valderas, han dejado claro que no se va variar el ahorro de 777 millones de euros en este capítulo (aunque puede cambiar algo de su distribución), Beteta exigió garantías “adecuadas” del cumplimiento y amenazó incluso con suspender el plan de pago a proveedores. La Junta ha reiterado su compromiso y ha lamentado que el Ministerio de Hacienda vuelva a atacar a Andalucía y ponerla en la diana sin fundamento.

La relación del secretario de Estado con el Gobierno andaluz no es de las mejores. El pasado jueves, los dos partidos que lo sustentan (PSOE e IU) aprobaron una resolución en el Parlamento autónomo de “condena” hacia él y Montoro por haber minado la credibilidad de la economía de la comunidad con sospechas constantes sobre sus números y fiabilidad. Así que llueve sobre mojado.

 Fuentes de la Consejería de Hacienda señalaron que técnicos de este departamento ya habían explicado a los del ministerio que las negociaciones con los sindicatos no iban a alterar el montante del plan de ajuste ni los compromisos del cumplimiento del déficit. La Junta sostiene que hay margen para el diálogo hasta que el Gobierno de Mariano Rajoy apruebe los Presupuestos Generales. “No entendemos por qué les molesta y atacan a Andalucía”, dijo un portavoz, cuando nunca se ha hablado de modificar la partida final de los recortes. Tras asistir a la inauguración del congreso iberoamericano de municipios en Cádiz, Beteta dijo que “quiere ver y analizar todos y cada uno de los contenidos del plan de ajuste con el objetivo de aprobárselo [a la Junta], que sería mi interés, pero cumpliéndolo”, informa Europa Press.

No obstante, añadió que no tiene “fijación especial” en ninguno de sus conceptos, que son responsabilidad de la Junta, sino en “el monto del mismo”.

El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio Ávila, señaló que las declaraciones del secretario de Estado están en “su línea habitual”. “Cualquier decisión es mejor que sea comentada, dialogada y acordada al máximo, y no que sea impuesta. Beteta está acostumbrado a imponer y no a dialogar”. Los líderes sindicales también criticaron al responsable de Administraciones Públicas. El secretario general de UGT, Manuel Pastrana, atribuyó la “obsesión” del Gobierno de “acosar” a Andalucía a que “aún respira por la herida electoral”, en referencia a la decepción del PP por no haber logrado alcanzar Javier Arenas la mayoría absoluta en los comicios autonómicos. El responsable de CC OO, Francisco Carbonero, se expresó en términos similares y recordó que los dos sindicatos se oponen a los recortes y saludan que se explore la posibilidad de cambiar algunos términos del plan para que los empleados públicos no se vean tan perjudicados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde el PSOE, su presidenta, Rosa Torres, ironizó con la “brillante gestión” de Beteta en la Comunidad de Madrid y mostró su sorpresa por la reacción del popular. Torres reconoció que no existe mucho espacio para alterar el plan porque la reducción del déficit hay que cumplirla, pero puede haber aportaciones que mejoren algunos aspectos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS