Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nova Escola Galega recibe el Pedrón de Ouro por su defensa de la educación pública

El colectivo progresista, que aboga por la galleguización de la enseñanza, fue fundado hace 29 años

“Este Gobierno toma decisiones que provocan el deterioro de las condiciones objetivas en las que se desarrollan el aprendizaje y la docencia, mientras se pretende colar que no afecta a la calidad del sistema”. Sobre estas consideraciones, el colectivo Nova Escola Galega (NEG) ha elaborado su último boletín, Nova Escola Galega opina, en el que analiza el impacto de las políticas neoliberales de los ejecutivos de Rajoy y Feijóo en la educación pública. Se trata del último posicionamiento público de este movimiento de renovación pedagógica fundado hace 29 años. Este domingo, la Fundación Pedrón de Ouro le otorga en Padrón la distinción que lleva su nombre.

“Nacimos como convergencia de movimientos sociales”, explica la actual presidenta de Nova Escola, María Dolores Candedo, “entre los que había grupos de pedagogía freiriana [por el pedagogo progresista brasileño Paulo Freire], por la normalización lingüística o cooperativas por la escuela popular”. De aquel hervidero, activo ya en la clandestinidad del tardofranquismo, nació una asociación que hoy se define en dos ejes: la defensa de la escuela pública y la galleguización de la enseñanza.

Independiente de partidos, sindicatos e instituciones, NEG agrupa en la actualidad a casi 400 profesores, desde infantil a la universidad, y educadores sociales. Ahora, entre la afiliación, predominan los maestros de primaria. Este “espacio de convergencia” —así denomina Candedo a Nova Escola— ha servido además para construir propuesta curriculares alternativas, redactar documentos de reflexión y debate, abogar por la formación permanente del profesorado. Y, desde 1986, para poner en la calle la Revista Galega de Educación.

“Estamos ante el desmantelamiento del sistema público”, aduce Candedo, “pero en lo pedagógico también se vuelve atrás: se permite la segregación, se usan conceptos que parecen inocuos, como calidad o excelencia, de manera reaccionaria...”. Los tiempos son duros para los partidarios de la escuela pública, admite. No solo. El conflicto por la implantación del denominado Decreto do Plurilingüismo —la primera marcha atrás del gallego en los colegios— también tocó otro punto sensible para Nova Escola Galega. “Nos opusimos, claro”, remacha.

La Fundación Pedrón de Ouro entrega también el Pedrón de Honra al artista Henrique Ortiz (Ourense, 1934).