La Junta recortará 200 millones la inversión para atajar el déficit

Griñán considera “injusta” la medida y Valderas dice que es “salvaje”

Martínez Aguayo conversa el jueves con el secretario de Estado Antonio Beteta.
Martínez Aguayo conversa el jueves con el secretario de Estado Antonio Beteta.ULY MARTÍN

La consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, ya sabe dónde va a ahorrar otros 220 millones de euros para cumplir con los deseos del Gobierno central. “De la inversión. No sé en cuánto se va a quedar porque lo estamos estudiando ahora mismo, pero si eran 570 millones menos, pues 770, en lo que haga falta”, asegura Martínez Aguayo en una entrevista con EL PAÍS que se publicará mañana.

El Gobierno central a punto estuvo de tumbar el plan de ajuste andaluz el pasado jueves en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) porque consideraba que los ingresos de 506 millones previstos por Aguayo procedentes de los fondos europeos no era una cifra real. El Ministerio de Hacienda estima que no ingresará más de 300. De ahí que haya impuesto otros 200 millones más de ajuste del gasto a la comunidad autónoma.

La decisión del Ejecutivo andaluz es, a toda costa, no tocar el empleo público y para eso prefiere parar en seco la obra pública y acometer con mayor lentitud las que ya están en marcha. Aguayo asegura que esa disminución extra del gasto al que le obliga el Ministerio de Hacienda saldrá de las operaciones de capital del Presupuesto en vigor, es decir, de los capítulos 6 (inversiones reales) y 7 (transferencias de capital como las subvenciones a empresas públicas).

Cuando las cuentas andaluzas fueron aprobadas por el Parlamento andaluz a finales de diciembre pasado estos dos capítulos ya disminuían un 9,9% respecto al ejercicio anterior. Bajaron de 5.386 millones a 4.854 millones. Ahora hay que sumar 771 millones más.

Aguayo no concretó qué nombre y apellidos tendrá los programas que se verán afectados y remitió a una reunión con cada una de las consejerías.

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, se lamentó ayer del doble rasero que el Gobierno central aplica a las comunidades autónomas según su color político. “Hicimos un ejercicio de responsabilidad aun sabiendo que Andalucía tenía que hacer el 20% del esfuerzo del déficit de todas las comunidades, a pesar de que nuestra aportación a la riqueza nacional es del 14% y de que somos una comunidad mucho menos endeudada que la mayoría”, afirmó en una entrevista en la SER. Griñán no dudó en calificar de “mucha injusticia” la situación vivida en el CPFF. En cualquier caso, el presidente andaluz se mostró orgulloso de que los recortes en las cuentas se hará “pero manteniendo la educación, sin privatizar y sin despidos. Pedimos un sacrificio a funcionarios e interinos para repartir el trabajo y no tener que despedir”, subrayó.

Con más dureza se pronunció el vicepresidente de la Junta y coordinador de IU, Diego Valderas, quien calificó de “salvaje e injustificada” la exigencia de Montoro de recortar el gasto en 200 millones de euros más. “Hasta aquí hemos llegado”, advirtió, al tiempo que aseguró que Andalucía “no puede asumir” más recortes.

“Ya tienen motivos para manifestarse contra ellos mismos y sus propios recortes”, aseguró desde Almería el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, para quien Griñán y Valderas “se han hartado de hablar de líneas rojas y las han arrollado todas”. El popular reclamó unos “nuevos presupuestos” de la comunidad que, según él, tienen que ser “por una vez realistas de una vez por todas dejen de inventarse escenarios con ingresos falsos”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción