Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La basura enterrada por Fenoll en Abanilla es nociva para la salud

Un informe pericial encargado por el juzgado certifica la toxicidad de los residuos

El perito asegura que el industrial llegó a enterrar 387.900 toneladas en huertos

Las basura enterrada clandestinamente por el industrial Ángel Fenoll, cabecilla del caso Brugal, en huertos colindantes a su planta de Abanilla (Murcia) "supone un riego de gravedad para el equilibrio de los sistemas naturales y la salud de las personas". Esta es la demoledora conclusión de un informe pericial elaborado un técnico ecotoxicólogo del Instituto de Medicina Legal a petición de la titular del Juzgado número 3 de Orihuela que instruye una causa judicial para esclarecer estos hechos.

La causa esta abierta por un supuesto delito contra el medio ambiente. No obstante, los vecinos de las poblaciones contiguas a la planta de basura de Fenoll, entre ellos los de la pedanía oriolana de la Murada, sostienen desde hace años que el masivo enterramiento de basura también es perjudicial para la salud de las personas. Por estos hechos, la juez ha imputado al cabecilla de Brugal y otros miembros de su equipo empresarial y ha interrogado a una veintena de testigos. Fenoll, en su declaración ante la magistrada, restó importancia a los vertidos y aseguró que se trataba de "abonos".

En cambio el informe del perito descarta que los enterramiento de basura (en total 387.900 toneladas) sea un simple abono y, además, que se hizo sin adoptar ninguna medida preventiva para mitigar sus efectos en el entorno. El técnico ha estudio muestras del enterramiento de basuras en dos parcelas, que ocupan 16,3 hectáreas. Los residuos fueron depositados a una profundidad de entre dos y tres metros.

El informe destaca el origen urbano de los residuos, con la gran heterogeneidad de compuestos y el hecho de que "los vertidos se hayan realizado sobre suelos sin acondicionar y sin un control de los lixiviados o de las emisiones atmosféricas". "Las irregularidades apreciadas sobre estas circunstancias, preceptivas para el ejercicio de la actividad del vertido de residuos sólidos urbanos, incrementan el riesgo y la toxicidad", explica el técnico.

    El informe, además de incidir en peligro potencial de las emisiones de gases (metano y dióxido de carbono) para la la contaminación atmosférica, destaca el riesgo para los cultivos de la zona y la polución de las aguas subterráneas.