Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puerto exterior encalla

El plan de Pasaia deja de ser prioritario para PNV y PP

A las pegas ambientales se suman ahora las económicas

Instalaciones del Puerto de Pasaia.
Instalaciones del Puerto de Pasaia.

El PNV y el PP han movido ficha y se descuelgan del proyecto de puerto exterior de Pasaia. Dos de los partidos que más han auspiciado esta infraestructura, asumen que su viabilidad es más que dudosa y dejan al PSE como el único partido político vasco que defiende la construcción de la dársena adosada al monte Jaizkibel. El PNV considera que el macropuerto “no es viable en estos momentos”, reconoce la diputada en el Congreso Arantxa Tapia, y lo ha retirado de su programa electoral. Para el PP, el nuevo puerto “no es prioritario”, aseguran fuentes de este partido en Gipuzkoa. Incluso la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha tomado posición al advertir de la dudosa capacidad económica de la Autoridad Portuaria para hacer frente a unas inversiones que se acercan a los 800 millones de euros.

Los peneuvistas apuestan por una gestión común de las dos dársenas vascas

A la vista de los últimos hechos, las razones ambientales, económicas y sociales que deben justificar una inversión de semejante relevancia son cada vez más débiles y escasas. En lo ambiental, la Autoridad Portuaria se ha visto obligada a rehacer el Informe de Sostenibilidad (ISA), algo que nunca había pasado en España hasta ahora, según Greenpeace. En este trámite han aumentado las alegaciones contrarias que se habían presentado inicialmente y aún pendiente de recibir el visto bueno del ministerio, muy crítico con el anterior. En lo económico, la actual crisis hace discutible que se puedan generar recursos suficientes para sufragar los costes. Es un hecho que la demanda del tráfico de mercancías sigue cayendo y que la devaluación de los suelos restaría rentabilidad a esta fuente de financiación. Y en lo social, el giro que han dado el PNV y el PP en este asunto y la nueva configuración institucional vasca tras la entrada de la izquierda abertzale en el panorama electoral, reduce a la mínima expresión el respaldo político con que cuenta el puerto exterior, que también es rechazado por todos los sindicatos portuarios.

El PP avanza que

aceptará crear una Autoridad Portuaria conjunta

Ante este panorama, ¿queda alguien aún convencido de la necesidad de construir una dársena a mar abierto en Pasaia? Solo la Autoridad Portuaria y los socialistas. Aunque en privado se escuchan algunas voces discrepantes, es la única formación que sigue apostando por la infraestructura. Bildu, Aralar, Ezker Anitza y UPyD están frontalmente en contra; el PNV y el PP ya han dado un giro a sus planteamientos originales.

Ahora cobra fuerza la opción de relegar temporalmente el proyecto portuario y apostar por la “gestión integrada” de Bilbao y Pasaia. El PNV ha sustanciado esta idea en una iniciativa en el Congreso que defiende la creación de “una única Autoridad Portuaria” en el País Vasco que agrupe a los dos puertos referidos. La propuesta, que tiene el “visto bueno” de los parlamentarios vascos del PP e incluso de la ministra Pastor, se asienta en el modelo “un puerto-dos dársenas”, que daría más “eficiencia” al actual sistema portuario vasco, explica Tapia.

Olaverri: “Abordar dos ampliaciones en Bilbao y Pasaia no es lo más lógico”

“En una comunidad tan pequeña, es necesario hacer una gestión conjunta e integral de los dos puertos, sobre todo ahora que el puerto exterior [de Pasaia] está en entredicho desde el punto de vista económico y ambiental”, afirma la diputada del PNV. Manuel Michelena, parlamentario del PP, ha afirmado esta misma semana que su partido ve “con simpatía” esta fórmula. “Es necesaria y siempre la apoyaremos”, sentenció en la Cámara.

Ante esta coincidencia en impulsar la gestión concertada de los puertos de Bilbao y Pasaia, el PNV baraja presentar en la Cámara vasca una resolución conjunta con el PP en esta dirección, para forzar un posicionamiento del PSE al respecto. El abogado Javier Olaverri, miembro del Foro Pasaia que agrupa a diversos profesionales contrarios al puerto exterior, asegura que la apuesta por una Autoridad Portuaria única en Euskadi “supone de facto enterrar” el proyecto de la dársena exterior. “La fórmula de la gestión conjunta”, añade Olaverri, “apunta al corazón del problema: abordar en estos momentos ampliaciones simultáneas en dos puertos vecinos no parece que es lo más lógico”.

Fomento exige que los puertos sean económicamente “autosuficientes”

Fomento ya ha advertido de que exigirá a los puertos de interés general su “autosuficiencia económico-financiera”, requisito que no cumpliría la dársena guipuzcoana. Con la unificación de Bilbao y Pasaia en un mismo órgano gestor, según la visión del PNV, el primero paliaría la falta de rentabilidad del segundo y no se vería así obligado a subir las tasas portuarias. Este ha sido precisamente unos de los problemas que ha hundido al puerto El Musel de Gijón, cuya ampliación exterior ha deparado unos resultados catastróficos.

En este caso, las obras se hicieron sobre un estudio “falseado”, según la Autoridad Portuaria de Gijón, que previó un tráfico de 30 millones de toneladas anuales, cuando en realidad no se llega a los 10 millones, y el coste tuvo un desvió de 260 millones de euros. Esto ha obligado a subir un 30% el precio de las tasas a los buques. El Foro Pasaia considera que esto mismo se repetiría si se construye el puerto exterior.