La Sénia quiere atraer turismo con la tumba de un aviador ruso

Nikolai Andreevich Voloshenko se estrelló por el viento al despegar del aeródromo tarraconense

Curioso destino para un viejo piloto de caza muerto: convertirse en atracción turística de la Costa Dorada. Así parece que va a suceder con Nikolai Andreevich Voloshenko, teniente menor de la 40ª Escuadrilla de Cazas de la 83ª Brigada Aérea de la Circunscripción de Bielorrusia, que el 4 de noviembre de 1937, en la Guerra Civil, se estrelló a causa del viento al despegar del aeródromo de La Sénia (Montsià). Voloshenko tenía 27 años y pilotaba un Mosca. Fue enterrado en el cementerio de la localidad, primero bajo una lápida con la hoz y el martillo, y luego (ya corrían otros tiempos) en la fosa común.

En 2008, con motivo de la inauguración de un monumento en su memoria, se rindió un gran homenaje al piloto en presencia de autoridades rusas, incluido el agregado militar de la embajada. A la vista de lo bien atendido póstumamente que estaba el ícaro soviético, el presidente Dimitri Medvédev condecoró al Ayuntamiento de La Sénia.

Un segundo acto tuvo lugar en 2009, y entonces la representación rusa visitó asimismo el viejo aérodromo de La Sénia, que debió de impresionarles pues recuerda también a la Legión Cóndor, que tuvo allí un nido importante. Así ha ido cuajando la idea de que Voloshenko tiene un interesante poder de convocatoria post mórtem y que podría atraer, como complemento histórico de la oferta de playa y ocio, a ese turismo ruso que en los últimos años tanto se ha incrementado en la Costa Dorada. Ayer se puso un nuevo ladrillo en esa dirección al recibir La Sénia al nuevo cónsul ruso en Barcelona, Yury Klimenko, que quiso presentar sus respetos al aviador. “La Sénia puede aportar otro atractivo a los turistas rusos con las visitas a la tumba y al campo de aviación”, señaló a Efe la alcaldesa, Maria Pilar Ballester.

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS