_
_
_
_

El Gobierno catalán no concreta el alcance del nuevo ajuste

Hacienda dice que la Generalitat ha corregido "mucho y en la buena dirección" su plan El Ejecutivo de Mas incluye los 219 millones de la disposición adicional tercera en el programa

Miquel Noguer

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Cataluña, al igual que otras autonomías, está intentando ganar tiempo antes de anunciar nuevos recortes. El Gobierno de Artur Mas entregó ayer al Ejecutivo central el primer documento del plan de ajuste para reducir en más de 1.500 millones el presupuesto de 2012. Sin embargo, el Gobierno de Mas evitó dar detalle alguno de unas medidas de ajuste de las que solo se sabe que obligarán a reducir personal en las empresas públicas de la Generalitat y supondrán nuevos recortes en Sanidad y Educación.

Son varios los motivos que explican la actitud del Gobierno catalán, otrora situado en la cabeza de grupo a la hora de detallar recortes y ajustes económicos. Por una parte, el Gobierno de Artur Mas está intentando negociar con el de Mariano Rajoy el compromiso de cobro de los 211 millones de la disposición adicional tercera del Estatuto, referida a infraestructuras pendientes de construir. Además está intentando que el Ejecutivo central apruebe nuevas medidas que permitan un ahorro en sanidad, más allá de las que ha presentado hasta ahora el Gobierno. Entre las medidas que el Gobierno catalán agradecería está la implantación del copago en numerosos ámbitos de la atención sanitaria. La tercera razón que explica el retraso de la Generalitat en exponer sus ajustes es que CiU no tiene clara su posición respecto a los presupuestos de Mariano Rajoy. Tampoco es desdeñable que Josep Antoni Duran Lleida afronte la próxima semana el congreso de su partido, un cónclave al que quiere llegar con la mayor tensión posible con el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

En el documento entregado ayer figuran como ingreso los 211 millones de euros que el Estado debe a la Generalitat en cumplimiento de la liquidación de 2009 de la disposición adicional tercera del Estatuto, aunque no aclara cómo ajustará más de 1.500. Aun así, Hacienda aseguró que el plan presentado por el Gobierno de Artur Mas corrigió “mucho y en la buena dirección” sus líneas.

La Junta de Andalucía realiza en su plan una retención de crédito de 2.696 millones para 2012 por la reducción de las transferencias estatales, pero no concretará el reparto en las medidas hasta la constitución del nuevo Ejecutivo.

Castilla-La Mancha tiene “la absoluta seguridad” de que el ministerio dará el visto bueno al plan, que es “sustancialmente igual” al plan económico-financiero presentado para ahorrar unos 2.150 millones de euros. Estos planes contienen medidas que ya se aplican, como la rebaja salarial del 3% y el aumento de jornada de los funcionarios, la recuperación del impuesto de patrimonio y el incremento del céntimo sanitario. El Gobierno popular de María Dolores de Cospedal también prepara la privatización de la gestión de los hospitales de Villarrobledo, Almansa, Manzanares y Tomelloso.

Los presupuestos de 2012 del Gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid incluyen un fondo de contingencia por la incertidumbre respecto a los ingresos que, según el consejero de Economía y Hacienda, Percival Manglano, “permite alcanzar el objetivo del 1,5% de déficit”, aunque hasta final de año no se puede garantizar que no habrá que tomar más decisiones para cumplirlo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Miquel Noguer
Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_