Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Analistas vaticinan una fuerte caída de la economía y más paro

La consultora de Unicaja estima que el PIB andaluz caerá un 2,5% y que la tasa de paro puede alcanzar el techo histórico del 34%

FUENTE: INSTITUTO DE ESTADÍSTICA ANDALUZ Ampliar foto
FUENTE: INSTITUTO DE ESTADÍSTICA ANDALUZ

El panorama económico no puede ser peor. El PIB andaluz caerá este año en torno a un 2,5% y el paro continuará su escalada hasta sobrepasar una tasa del 34% en el último trimestre, tres puntos más que a final de 2011 y similar al techo histórico registrado en 1994, según las previsiones de Analistas Económicos de Andalucía, la consultora del grupo Unicaja.

Se proyecta así un agravamiento progresivo del nuevo ciclo de recesión, después de que la economía andaluza cerrara 2011 con un ligerísimo crecimiento del 0,2%. Lo malo es que en el horizonte, nublado por numerosas incertidumbres, no se atisban indicios de mejora. “Todo apunta a que tampoco cabe hablar de creación de empleo ni en 2012 ni en 2013”, afirmó ayer Felisa Becerra, coordinadora de los informes trimestrales de coyuntura de la sociedad.

La razón de la fuerte caída de la economía regional, que de confirmarse sería la segunda más pronunciada tras la de 2009 (-3,8%), es un generalizado descenso de actividad en todos los sectores, incluso en agricultura y los servicios que si crecieron en 2011, y del consumo.

La restricción del gasto público como consecuencia del paquete de medidas de control del déficit se ha convertido además en un lastre añadido para la economía regional. La inversión de las administraciones públicas en Andalucía , que ya disminuyó un 2% el año pasado, podría caer en este ejercicio de forma más severa, en torno al 6,5%, según prevé Analistas.

Hay que tener en cuenta que la Junta, que tuvo un déficit el año pasado del 3,2%, debe reducirlo este año hasta el 1,5%, que es el techo obligatorio impuesto por el Gobierno, que no cesa además de advertir que intervendrá cualquier administración autonómica que se desvíe del objetivo. El Gobierno autonómico debe en los próximos días dar a conocer el nuevo presupuesto autonómico revisado, adaptado a esta condición y también a la coyuntura económica, ya que el proyecto aprobado en diciembre se hizo sobre una previsión de crecimiento del 1%, alejadísima de la caída del 2,5% proyectada ahora por Analistas.

El consumo privado también caerá, aunque en menor proporción, un 2,8%, con el agravante de que posiblemente en 2012 no se vea compensado por el buen comportamiento de la demanda externa gracias al turismo y a las exportaciones agrícolas. Con todo, el comportamiento de gasto de los hogares estará condicionado por los efectos de la reforma fiscal (en febrero se empezó a aplicar en las nóminas la subida del IRPF), de las nuevas medidas de ajuste que pueda adoptar el Gobierno, y de la propia evolución del mercado de trabajo.

Analistas matiza que sus previsiones están realizadas en un escenario “especialmente incierto” sin que se hayan resuelto todavía los problemas por la crisis de la deuda soberana en la zona euro y la consecuente tensión en los mercados financieros, y sin conocer tampoco el impacto final del proceso de consolidación fiscal.

En cuanto al mercado laboral, Analistas estima que el desempleo puede aumentar por encima del 10%, de forma que la tasa de paro media del año se situaría por encima del 33%, con una punta al final del ejercicio del 34,2%, nueve puntos más que la media española. La cifra de parados podría sobrepasar a final de año 1.380.000, lo que significaría más de la cuarta parte del total nacional.

La pérdida de actividad será común a todos los sectores productivos, en mayor o menor medida. Solo el turismo apunta al mantenimiento de un cierto tono positivo (0,9% de crecimiento), pero seguramente no llegará a registros tan buenos como los de 2011, de forma que no evitará una pérdida de producción en el conjunto del sector servicios, que podría superar el 1%.

La construcción mantendrá su caída en picado, con un retroceso superior al 7%, en tanto que la industria podría perder en torno al 4,6%.

El otro sector que junto a los servicios se mantuvo al alza en 2011, la agricultura, verá mermará su producción en torno al 3,8%, lastrada ahora por la sequía y la caída de precios de algunos cultivos.

Territorialmente, el retroceso económico afectará a todas las provincias. Córdoba, Granada y Málaga pueden tener una menor contracción, no superior al 1,5%, en tanto que las caías más intensas se localizarían en Almería y Huelva.

En este oscuro panorama, el consejero delegado de Analistas Económicos de Andalucía, Francisco García Navas, se mostró confiado en que todas las medidas de ajuste y las reformas que ha emprendido el Gobierno, que considera necesarias, acaben produciendo “sinergias que permitan una reactivación”.