Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El supervisor empieza a enviar pliegos de cargos a la cúpula de CAM

Los primeros han llegado a exmiembros de la comisión control y del consejo de administración

El Banco de España ha empezado a remitir los primeros pliegos de cargos a la antigua cúpula de Caja Mediterráneo (CAM). Tras concluir el primer periodo de alegaciones después de comunicar el supervisor a 48 exdirectivos de la caja la apertura de un expediente disciplinario, los afectados por el proceso administrativo empiezan a recibir el pliego de cargos. Ayer había preocupación entre los antiguos vocales de los órganos de gobierno de la CAM. Esta comunicación ya ha llegado a algunos miembros de la antigua comisión de control y del consejo de administración.

El pliego de cargos recoge nuevamente los 48 nombres de exdirectivos de la CAM, cifra que recoge tanto al presidente de la caja, Modesto Crespo, como a los dos exdirectores generales, Roberto López Abad y Maria Dolores Amorós, pero también a exvocales del consejo de administración y de la comisión de control de varias etapas. El documento recuerda que los cargos que se les atribuyen son susceptibles de sanciones que oscilan entre 150.000 euros y 500.000 euros, según fuentes de los antiguos órganos de gobierno de la entidad. El Banco de España da 30 días para alegar.

En su primer informe, el Banco de España realizó cinco acusaciones, tipificadas la mayoría de ellas como muy graves: deficiencia en el control del riesgo, prácticas contables para alterar la realidad patrimonial, incumplimiento sobre las autorizaciones administrativas en relación con las retribuciones, encubrimiento de la morosidad e incumplimiento de los requerimientos del supervisor sobre el coeficiente de solvencia exigible a la caja.

 Acusación particular

Por otro lado, los actuales administradores de Banco CAM han decidido personarse como acusación particular en la causa que investiga a la antigua cúpula de la caja en la Audiencia Nacional.

No fue, ayer, la única noticia vinculada con la intervención de la caja alicantina. La negativa de distintos altos cargos del Banco de España, entre ellos de su gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, a comparecer en la comisión de las Cortes Valencianas que investiga la intervención de la CAM desató ayer las críticas de Rafael Maluenda, presidente de la comisión, del PP. Maluenda aseguró que no consentirá el “desaire” y explicó que está a la espera de que los servicios jurídicos de las Cortes elaboren un dictamen sobre la obligación de Fernández Ordóñez de comparecer.