Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Palacio de Viana, historia viva de los patios cordobeses

Una reforma convierte al monumento en centro de interpretación

Uno de los patios del Palacio de Viana. Ampliar foto
Uno de los patios del Palacio de Viana.

El Palacio de Viana es una de las mejores muestras de la tradición arquitectónica cordobesa con mayor fama: los patios. El inmueble, que fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1981 y Jardín Artístico en 1983 y es propiedad de la Fundación Cajasur (actualmente en manos de la BBK), reabrió sus puertas tras casi un año de trabajo. En su nueva etapa se convierte en centro de interpretación de los patios cordobeses. El martes se inauguró la primera fase de esta reinvención del espacio cultural, armada de un innovador proyecto museológico.

 "Nos hemos centrado en los espacios abiertos en el interior de las casas, explicando su origen, su raíz romana, su evolución islámica y su presencia en el Renacimiento y en el Barroco", afirma Ángel Cañadillas, director de la Fundación Cajasur, encargada de la rehabilitación. Para mostrar la historia milenaria, se ha optado por usar las nuevas tecnologías. A partir de ahora, los visitantes del Palacio de Viana no solo deambularán por los 12 patios que lo articulan, sino que se empaparán de siglos de historia en la primera de sus estancias. "Hemos habilitado una sala polivalente con un vídeo explicativo. Además, hay tres dispositivos multimedia que muestran los patios monumentales de Córdoba, los patios populares y un recorrido para visitar los patios presentes entre Viana y la Mezquita", prosigue.

Los visitantes podrán seguir el recorrido por sus 12 patios guiados por un 'tablet'

Por otro lado, una vez que se inicia el paseo por el interior del palacio, el visitante puede optar entre utilizar una guía tradicional de papel o alquilar un moderno tablet con recursos explicativos propios. "Creemos que el formato que ofrecen estos ordenadores es idóneo para visitar los patios. Las imágenes y contenidos gráficos que permiten casan perfectamente con la experiencia sensitiva que supone visitar los patios, con los sonidos del agua, de los pájaros y el color de las flores", afirma Cañadillas.

A lo largo de este año de acondicionamiento se han gastado unos 500.000 euros. Una cifra similar se destinará para la segunda fase de la reforma. Dicha etapa se centrará en las habitaciones y estancias interiores del inmueble. "Lo que haremos será interpretar el palacio como una casa vivida por la nobleza, reordenando las piezas expositivas y la circulación de las visita", concluye.