Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Rambla tendrá su propio plan de usos

Amics de la Rambla anuncia un pacto con el Ayuntamiento para aprobar la normativa “en año y medio”

Comienza el voto adelantado de la consulta ciudadana sobre el paseo

Evitar una Rambla sobreexplotada económica y turísticamente, y que sea un lugar que atraiga nuevos vecinos, mantenga los actuales y vuelva a ser punto de encuentro. Estos son algunos de los objetivos del futuro plan de usos del paseo, cuya formulación anunció el jueves la asociación Amics de la Rambla. Según Joan Oliveras Bagués, nuevo presidente de la entidad, la iniciativa ha sido avalada unánimemente por todos los grupos del Consistorio y el gobierno municipal. Oliveras calcula que la tramitación se cumpla en año y medio.

El plan, que será similar al de Ciutat Vella, regulará los usos del suelo de los establecimientos de hostelería, turismo y comercios de alimentación según sus actividades, la zona del paseo donde se ubican, las condiciones del emplazamiento, su densidad y la distancia entre establecimientos y viviendas de vecinos. “A nadie le interesa una Rambla donde solo prolifere una actividad. El plan de usos es la única herramienta que lo puede lograr”, explicó Oliveras.

Votación anticipada en la consulta de la Rambla

La consulta ciudadana de la Rambla, promovida por la organización vecinal Rambla democrática, calienta motores. El domingo y el lunes, coincidiendo con la diada de Sant Jordi, los interesados podrán acercarse a la Rambla de Santa Mónica para votar por las 96 iniciativas propuestas recopiladas durante estos meses y valoradas por un grupo de expertos.

Las once papeletas, organizadas por temas, puede bajarse de la página web de la plataforma. Las más votadas serán presentadas al Ayuntamiento, dentro del marco del Pla Cor. Amics de la Rambla también se ha comprometido a promover el resultado.

Desde el miércoles comenzó el proceso de votaciones anticipadas y la urna está localizada en el Palau de la Reina. Están convocados todos los ciudadanos, sean de Barcelona o no, aunque el voto será ponderado, dándole más importancia a los vecinos del paseo.

La normativa ahora vigente en Ciutat Vella ya establecía la creación de un plan director para la Rambla. Este aspecto nunca se desplegó. La regidora del distrito, Mercè Homs (CiU), ha explicado que el plan anunciado por Amics de la Rambla es la meta última del Pla Cor, que el Ayuntamiento viene adelantando desde finales del año pasado y cuya primera medida fue enviar a las estatuas humanas al sector de Santa Mònica, junto a Colón. El plan de Homs buscará que el paseo sea gestionado “con un plan integral como si fuera el quinto barrio de Ciutat Vella”, explica la regidora. El plan esta dotado con 10 millones de euros entre 2012 y 2018, e incluye Rambla Viva, un foro abierto sobre el futuro de la Rambla formado por diversas instituciones y vecinos.

Una de las principales preocupaciones de la junta que preside Oliveras es el estímulo de la vida vecinal en la Rambla. Por eso ha explicado que el plan ayudará a que se renueve la cuota de techo de residencial real, algo que tendría que ir acompañado, según Amics de la Rambla, de "una transformación del barrio para que sea atractivo para vivir". Oliveras, sin embargo, ha pedido que la redacción del plan no sea una excusa para dejar de actuar sobre el territorio y ha enumerado cuestiones que siguen pendientes, como la regulación de las terrazas, la seguridad y las pajarerías.

CiU y el PP pactaron la modificación del plan de usos de Ciutat Vella, que había sido aprobado por el anterior gobierno, del PSC e ICV. Los vecinos temen que esto implique la llegada de nuevos hoteles al distrito y ha aumentado la confrontación en el Ayuntamiento. Los socialistas lo pusieron como una línea roja para pactar los presupuestos, por ejemplo. Oliveras ha considerado que los dos procesos son independientes y que, precisamente, para salvar el anuncio de la formulación de lecturas partidistas se había decidido hacerlo fuera del Ayuntamiento. También ha destacado la buena voluntad de todos los partidos para abordar el tema. Sin embargo, el regidor popular Alberto Vilagrasa hace hincapié en que "ambos procesos deben ir juntos", lo cual hace prever enfrentamientos.