Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Seprona investiga si el 112 erró al alertar del fuego de las Fragas do Eume

Los operadores de este servicio niegan fallos y aseguran ser chivos expiatorios

Imagen del incendio en las Fragas do Eume
Imagen del incendio en las Fragas do Eume

No hubo error del servicio de emergencias” de la Xunta (112) en la transmisión a la central de incendios (085) de la información sobre el foco del fuego que a finales de marzo arraso 750 hectáreas en el parque natural de As Fragas do Eume. Los trabajadores del 112 comparecieron ayer en rueda de prensa, “indignados” con el silencio de la Administración autonómica de la que dependen, y tratando de lavar por sí mismos su imagen profesional después de que el Seprona haya abierto una investigación en este servicio autonómico por una “filtración interesada”. “Toda nuestra gestión queda grabada y ahí consta que transmitimos a la central de incendios la información tal y como la recibimos”, sentenciaron rotundos tras describirse como “chivos expiatorios”.

 

Los trabajadores salieron al paso de la polémica, que los mantiene a ellos bajo el foco, sobre la distancia entre la hora en que un ciclista asegura que dio el aviso al 112 del primer fuego, las 11.48 horas, y las 15.16, hora en que lo sitúa la Consellería de Medio Rural. Una polémica suscitada por la propia conselleira de este gabinete, Rosa Quintana que, en su comparecencia en el Parlamento la semana pasada, insistió en que el incendio se declaró a las 15.16 horas del sábado 30 de marzo y los primeros efectivos autonómicos, precisó, llegaron a la zona “en 19 minutos”. Quintana admitió entonces que “hubo una llamada previa, a las 11.48 horas que fue comprobada sobre el terreno por dos técnicos”. El vecino que alertó al 112 proporcionó, según dijo la conselleira en esa comparecencia en el Parlamento, una “dirección equivocada”.

La investigación se centra ahora exclusivamente en la gestión de los trabajadores del 112 que consiste en transmitir la información de las llamadas de emergencia a los servicios correspondientes. En caso de incendio, al 085, que es el servicio que envía a los medios contraincendios y el que los gestiona”. Los operadores del 112 esperaban una defensa de su profesionalidad por la Xunta pero como no se produjo, optaron por hacerlo ellos mismos. “Es muy triste que tengamos que ser nosotros quienes nos defendamos y ni siquiera salga a hacerlo la empresa”, lamentaron ayer mientras aputaban hacia lamisma Xunta que “no quiere asumir su responsabilidad y culpa a los más indefensos”.

“Ni hubo mala interpretación de los datos, ni hubo error”, insistieron. En su opinión, esta investigación solo pretende “desviar la atención” sobre las verdaderas causas “que es lo que es necesario aclarar”.

El comité de empresa del servicio de emergencias cree que la Administración gallega debería averiguar “quién filtró esa información” sobre la supuesta mala información al 085 y salir a defender el buen trabajo de estos operadores. “No podemos permitir que se desprestigie de esa manera un servicio público como el 112”. Los trabajadores de Emergencias están convencidos de que “hay intereses por detrás” y resulta “muy fácil echar la culpa a una operadora”. Medio Rural ha amparado, en declaraciones a este diario, la “eficacia y buena gestión” de los operadores del 112 y sostiene que la investigación del Seprona se abrió por orden de la policía judicial y no de la Xunta.