Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clases en la calle para protestar contra los recortes educativos

Alumnos de la Pablo de Olavide protestan contra las medidas de ajuste del Gobierno

El rector de la Universidad de Sevilla carga contra la subida de tasas y la reducción de becas

El vicerrector de la UPO Modesto Luceño imparte su clase en la calle.
El vicerrector de la UPO Modesto Luceño imparte su clase en la calle.

Toca sacar las clases a la calle. En la plaza Nueva de Sevilla, en pleno corazón de la ciudad, el Consejo de Estudiantes de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) está celebrando este martes una jornada de protesta contra los recortes del Gobierno central al sistema educativo. Varios docentes imparten hoy sus clases al aire libre. “Queremos que la gente sepa lo que se hace con su dinero, que vean la importancia de la educación pública”, señala el portavoz del Consejo de Estudiantes de la UPO, Raúl Moreno.

Modesto Luceño, catedrático y vicerrector de Estudiantes de esta universidad, es uno de los profesores que han llevado su clase a la plaza. Ante una quincena de sus alumnos, ha impartido la asignatura de Flora y Vegetación. “Emplean la crisis con una intención ideológica”, ha señalado antes de comenzar esta peculiar clase en la que los estudiantes se han sentado en el suelo. En su opinión, la crisis es una “excusa” y los recortes están dañando “a los más débiles”.

El ministro de Educación ha desvelado ya sus planes para obligar a las comunidades a recortar en la educación obligatoria. Las medidas en la educación superior todavía no se han materializado, aunque José Ignacio Wert ya ha anunciado una reforma profunda del sistema. Lo que sí se da por hecho es un aumento de las tasas que pagan los alumnos. “Lo doy por seguro”, ha indicado Raúl Moreno, del Consejo de Estudiantes. Cristina Rosillo, profesora de Historia Económica de la UPO, cree que es un error incrementar el coste de las matrículas. En su opinión, dificultar el acceso a la Universidad de la gente con menos recursos es algo que “repercute negativamente en toda la sociedad”, ya que “la gente que vale no podrá subir su nivel”.

“Nos estamos disparando en la cabeza”, añade Rosillo respecto a los recortes ya anunciado por Wert para los colegios e institutos. “La educación es lo único que puede hacer que los niños tengan un futuro”, opina.

Desde principios de este año los recortes ya se empiezan a notar en las universidades. El Gobierno aprobó el 30 de diciembre un real decreto con medidas de austeridad que suponían la congelación de las plantilla. En la UPO, detalla el vicerrector Modesto Luceño, unos 100 ayudantes doctores podrían verse afectados al no poderse sacar su plaza definitiva.

El rector de la Universidad de Sevilla, Antonio Ramírez de Arellano, también se ha pronunciado este martes sobre los recortes. “Si se suben las tasas y se disminuyen las becas, las puertas de la Universidad se cerrarán a muchos jóvenes con talento pero sin recursos. Y la equidad y la igualdad de oportunidades son tan necesarias como la excelencia”, ha dicho en un discurso recogido por Europa Press.

Ramírez de Arellano ha cargado contra los argumentos que el ministro José Ignacio Wert ha empleado para justificar la reforma de la Universidad. “Se están lanzando mensajes distorsionados y poco rigurosos para denigrar el sistema público universitario, una campaña que solo puede obedecer al desconocimiento más absoluto o al deseo de controlar políticamente a la Universidad”, ha añadido.

La rectora de la Universidad de Málaga y presidenta de la Conferencia de Rectores de las Universidades de España, Adelaida de la Calle, también criticó hace unos días a Wert. Rechazó que, como dijo el ministro, existan demasiadas instituciones en el país: “El sistema español de universidades en ningún momento se puede considerar elevado si lo comparamos simplemente con el entorno europeo”.