Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario se enfrenta a cinco años de prisión por un delito ecológico

El acusado montó un vertedero ilegal en San Fernando de Henares

Una escombrera ilegal en una parcela sin las preceptivas medidas de seguridad puede llevar hasta cinco años a la cárcel al representante legal de la empresa Construcciones y Canalizaciones Mecanizadas, José B. S, de 46 años. Así al menos lo va a pedir el fiscal en el juicio que se celebrará esta semana la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid. También solicita el pago de 25.200 euros de multa.

Según el escrito del fiscal, el acusado utilizó una parcela rústica en el Soto de la Aldovea, en San Fernando de Henares, como vertedero “con fines lucrativos”. Allí eran transportados a diario y por numerosos camiones residuos de todo tipo de materiales (escombros, plásticos, maderas, metales y neumáticos, entre otros). Algunos tenían la catalogación de residuos peligrosos. También puso un depósito de gasóleo en superficie de 2.000 litros, y otro de 200 litros para aceite usado.

“Toda esta actividad la desarrollaba el acusado sin contar con ningún tipo de licencia o autorización administrativa, y la realizaba directamente sobre el terreno, sin adoptar medida alguna de protección”, destaca el fiscal, que recoge que podría haber impermeabilizado el suelo, separar los materiales o poner contenedores para los residuos peligrosos. A todo ello se une que el suelo era muy vulnerable por estar formado por gravas, arenas y limos.

Por otra parte, un jurado decidirá a partir de hoy si José Antonio Sánchez Tizón, de 50 años, es culpable de un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas. El fiscal pide para él 18 años y cuatro meses de prisión como supuesto autor de los disparos que mataron a Óscar Tamargo Moreno, de 35 años, el 4 de mayo de 2010 en el número 12 de la calle de los Olmos de Aranjuez. La víctima recibió tres disparos. Dos de ellos le entraron por la cabeza. Falleció al llegar al hospital Doce de Octubre.

El propio acusado llamó a la policía y avisó de lo que acaba de hacer. El arma, una Astra del calibre 9 milímetros, la tenía de forma ilegal y carecía de número de serie.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram