Aguirre sube el precio del transporte público que prometió no incrementar

El consejo del Consorcio de Transportes abordará "modificaciones tarifarias" el miércoles Se preparan cambios que permitirían hacer trasbordos también para los autobuses urbanos

Estación de Metro de Sol.
Estación de Metro de Sol. CLAUDIO ÁLVAREZ

Esperanza Aguirre congeló en enero los precios del transporte público, que tradicionalmente se revisan al principio de cada año. Pero los recortes de subvenciones, el fracaso de medidas de ahorro como la venta de patrimonio o la subida de carburantes y energía han dejado la petición en el intento. El Consorcio Regional de Transportes de Madrid (en el que están incluidos todos los sistemas públicos de transporte de la región, Administraciones, sindicatos y representantes de empresas y usuarios) ha convocado para el miércoles una reunión de su consejo de administración que tratará, entre otras cuestiones, la "aprobación de modificaciones tarifarias" en la red del suburbano que, según fuentes del Consorcio, es una forma eufemística de decir subida de precios. De momento, se desconoce la cuantía del incremento, que CC OO estima en un 25%.

El incremento de tarifas que se abordará en la reunión, convocada para las siete de la tarde, es una medida polémica que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha tratado de evitar desde que se produjo el relevo en la Consejería de Transportes (Pablo Cavero, procedente de la banca, sustituyó a Antonio Beteta, quien se incorporó al equipo de Hacienda del ministro Cristóbal Montoro). Aguirre aseguró entonces que el mandato del nuevo responsable del transporte público de la Comunidad era reducir las subvenciones públicas (el billete de Metro está subvencionado en un 60% por la Administración) sin incrementar los precios.

CC OO habla del 25%

No ha trascendido qué incremento se va a aplicar ni cómo. La única estimación existente es la que ofreció el sindicato Comisiones Obreras antes de las vacaciones de Semana Santa. Los técnicos de CC OO se basaron en la caída de viajeros. Metro, por ejemplo, ha perdido 15 millones de usuarios el último año hasta 535,6 millones. Comisiones calculó que las tarifas debían subir un 25% para reequilibrar el descenso de usuarios. Y lo hizo antes del último recorte del Ministerio de Fomento, que este año baja un 25% su aportación al Consorcio hasta 126,8 millones.

Las tarifas del transporte público en Madrid no se tocan desde el verano cuando, entre otros títulos, el billete sencillo subió un 50%, hasta situarse en 1,50 euros. En diciembre, otro mes en el que suelen cambiar las tarifas, la temida y rumoreada subida no llegó.

Desde su nombramiento, Cavero ha estado buscando fórmulas para ahorrar en un plan que dará a conocer oficialmente en la Asamblea de Madrid. Hasta entonces, han desgranado solo algunas medidas menores (sin ofrecer cifras) con un efecto modesto en sus arcas: menos dinero para alquiler de sedes, subasta de locales -la última subasta de solares de Metro prevista en enero quedó desierta- y reducción de altos cargos. Más de un tercio del presupuesto de Metro se destina a sueldos y gastos de personal, otro tanto a alquileres (sobre todo de trenes y estaciones en régimen de concesión), el 15% se va en suministros, 50 millones en limpieza y 80 en seguridad.

El segundo modelo que Metro ha exhibido hasta ahora pretende conseguir dinero externo convirtiendo el suburbano en un escaparate. El primer intento lo escenificó en la estación de Sol, bautizada con el nombre de un móvil durante un mes. Preguntado hasta 13 veces durante la presentación, el consejero evitó aclarar cuánto ha pagado la empresa de telefonía por forrar de arriba a abajo la estación más emblemática de Madrid. Según fuentes del sector publicitario, podría suponer entre 120.000 y 150.000 euros. Más allá de esta primera prueba, que emula fórmulas empleadas en Nueva York o Lisboa, tantean otras opciones, como cobrar a grandes superficies por tener una estación cerca.

Más información

El objetivo del plan de ahorro es recortar unos 150 millones de forma progresiva, 50 lo antes posible y, hasta el momento, se había intentado evitar la subida de tarifas. De hecho, por los despachos de la empresa pública ­ -entre ellos el del consejero delegado y principal responsable de Metro, Ignacio González Velayos- circula un documento con otras propuestas de “impacto mediático”, según alerta el informe al que tuvo acceso EL PAÍS.

Elaborado por directivos y exdirectivos de la casa (Metro redujo el organigrama a la mitad en enero) supone hasta 62,5 millones menos de gasto en un presupuesto de 1.233 millones. Las propuestas están graduadas de menor a mayor “riesgo”. Las más extremas son reducir la vigilancia a la mitad, recortar en limpieza o cerrar el suburbano dos horas antes por las noches. El ajuste, en su vertiente más extrema, supondría despedir a casi un millar de empleados de subcontratas y reubicar a 174 trabajadores de Metro.

Otras novedades

Fuentes del Consejo de Administración del Consorcio apuntan que se dará cumplimiento también a la promesa electoral que incluyó el PP en su programa para el Ayuntamiento de Madrid para hacer transbordo entre autobuses urbanos de distintas líneas de la EMT con un mismo tique. En el orden del día está incluida la contratación de un nuevo sistema de billete electrónico (que lleva meses en pruebas). Incluye una tarjeta identificativa que puede incluir "hasta tres tipos de títulos de transporte distintos", según el orden del día.

La tarjeta permitirá mantener el modelo actual de abonos útiles para autobús, metro y cercanías, otra opción para usar algunos operadores y una tercera para emplear solo uno, lo que abre la puerta a un sistema tarifario completamente distinto. Un mismo usuario podrá incluir varios modelos de abono y el sistema permitirá validar "automáticamente el título de transporte cuya tarifa sea más económica", señala el orden del día, aunque la implantación se hará de forma progresiva. A partir de mayo se pondrá en marcha entre los usuarios del abono abono joven que circulan por la zona A (término municipal de Madrid). Después del verano se aplicará para los demás abonos de la misma zona.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

La corresponsal de género del diario EL PAÍS está especializada en temas sociales (Igualdad, Violencia de Género, Educación) y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción