Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘marcha verde’ a la independencia

La red Independentistak cobra relieve en el seno de la familia soberanista tras reunir en torno a su convocatoria en Pamplona a toda la izquierda ‘abertzale’

La cabecera de la manifestación convocada por Independentistak y secundada por la izquierda soberanista ayer en Pamplona.
La cabecera de la manifestación convocada por Independentistak y secundada por la izquierda soberanista ayer en Pamplona.

Hace poco más de dos años, en marzo de 2010, la red Independentistak, nacida apenas un mes antes bajo el padrinazgo de la antigua Batasuna y de EA, hacía un llamamiento a celebrar de forma unitaria el Aberri Eguna como “punto de inflexión en el recorrido” hacia la soberanía de Euskadi. Ayer reunía en Pamplona —la simbólica capital de Euskal Herria para el independentismo— a varios miles de personas en el primer Día de la Patria Vasca que congregaba en un único acto a todo el espectro de la izquierda soberanista.

Esta red ciudadana ha ido ganando peso dentro del abertzalismo con su defensa de la independencia a través de la participación social, al margen de los partidos. El año pasado, la izquierda abertzale y EA —no así Aralar— convertían también en propio el Aberri Eguna que Independentistak había convocado en Gernika. “Somos una red amplia de personas con diferentes sensibilidades, no una organización al uso”, recordaban sus responsables tras el cese definitivo de la violencia de ETA en octubre pasado.

Txutxi Ariznabarreta: “Sí, nos vamos. Nos vamos de España y Francia”

Muestra del relieve que las distintas formaciones le han querido dar es que ayer en Pamplona el único orador como tal del acto fue la cabeza visible de la red, el ex sindicalista de LAB Txutxi Ariznabarreta. Los representantes de los partidos que se adhirieron a la convocatoria se mantuvieron en todo momento en un segundo plano, también en la manifestación, limitándose a trasladar su mensaje en declaraciones a los periodistas presentes.

Pañuelos verdes, bengalas verdes, pancartas verdes, banderas verdes,... Independentistak ha convertido el color que ha elegido como signo identificativo casi en un símbolo de protesta y desobediencia abertzale, como cuando varios miembros de la organización tiñeron en ese tono el agua de la fuente de La Cibeles, en Madrid, el Día de la Constitución de 2010. “Se han vestido de verde en esta fiesta reivindicativa” las calles de Pamplona, señalaban ayer miembros de la red tras la celebración del Aberri Eguna.

“Sí, nos vamos. Nos vamos de España y Francia, donde nunca nos han preguntado si queremos estar”, sostuvo Ariznabarreta en su breve intervención, en la que no hizo ninguna referencia al PNV, el rival de los ayer reunidos en la capital navarra en la pugna por la hegemonía soberanista.

Mientras, el coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, cuyo partido no compartió el año pasado pancarta con los herederos de Batasuna, declinaba en todo momento hacer declaraciones, con el telón de fondo de la crisis abierta en su formación. “Hoy el protagonismo es de Independentistak”, recalcaba Zabaleta al ser reclamado por los periodistas.

 

Recuerdos de hace 75 y 500 años

El PNV y la izquierda abertzale pugnan por el liderazgo del soberanismo con la vista puesta en el futuro electoral, pero también en el pasado. Si la memoria siempre ha sido importante para los nacionalismos, esta vez cobra mayor relieve por la magia de las cifras redondas: este 2012 se cumplen 75 años del bombardeo de Gernika (el próximo 26 de abril) y 500 de la conquista del Reino de Navarra por tropas castellanas. Y unos y otros nacionalistas emplean ambos hechos para reforzar sus posiciones y trazar paralelismos.

Gernika estuvo presente en las dos celebraciones de ayer. Iñigo Urkullu recordó casi al inicio de su intervención el bombardeo por la Legión Cóndor de la villa foral: “El año 1932 Euskadi celebraba su primer Aberri Eguna. El año 1936 las bombas comenzaban a caer sobre Euskadi. El 32 construíamos Euskadi. El 36 trataron de aniquilar a nuestro pueblo”. El propio manifiesto del partido para esta jornada, difundido el pasado miércoles, arranca recordando el bombardeo de Gernika y otras localidades vascas en la Guerra Civil y cómo “en el nombre de la España, grande, libre e indivisible se asesinó impunemente a una ciudadanía que sólo quería vivir en paz y libertad”.

En Pamplona, los miles de personas que secundaron la convocatoria de Independentistak fueron recibidos en el Paseo Sarasate, donde está el monumento a los Fueros, con el himno de las Cortes de Navarra en euskera y una grabación n recuerdo de Gernika, informa Amaia Arrarás.

La izquierda abertzale ve en la invasión por las tropas de Fernando el Católico el antecedente lejano para reclamar la independencia, una soberanía que se debe “a los que defendieron Navarra, a los que soportaron el bombardeo”, dijo Txutxi Ariznabarreta en su intervención.