Del arte sacro al conceptual

El artista lalinense Bies Goles introduce imágenes religiosas en el CGAC

El artista Misha Bies Golas, en la exposición que presenta en el CGAC.
El artista Misha Bies Golas, en la exposición que presenta en el CGAC.ÓSCAR CORRAL

Desde el momento en el que Marcel Duchamp convirtió un urinario en una pieza artística y cambió para siempre el mundo del arte contemporáneo son muchos los que han tratado de darle una vuelta a ese concepto. El artista lalinense Misha Bies Golas lleva tiempo en esa línea y ahora el Centro Galego de Arte Contemporáneo (CGAC) le ha dado la oportunidad de mostrarlo en un espacio situado en el vestíbulo de entrada al centro. La presentación del proyecto se realizó el pasado sábado con las intervenciones del grupo de rock Diadermin y de los poetas George Varela y Celso Fernández.

Bies Golas parte de las ilustraciones que vió en un libro de contenido religioso para realizar su proyecto, que lleva el mismo título que el citado volumen, A modo de conclusión, que fue publicado por una editorial católica en la década de los setenta. “Mi intención es reeditar las imágenes que aparecen en el libro para que la gente pueda verlas y sacar sus propias conclusiones”, explica el artista. Las fotografías que forman parte de la muestra tienen un contenido muy variopinto y cada una de ellas va acompañada por una frase que figura en la parte inferior. Por ejemplo, en una de las imágenes se ve a un hombre mirando por un microscopio acompañado por la leyenda: “Por definición no cabe detectar a Dios con un microscopio”.

Bies Golas se caracteriza por el empleo del humor en sus proyectos

Aunque a alguien le pueda parecer que la exposición tiene una intención satírica, Bies Golas asegura que ese no ha sido su propósito aunque entendería que alguien pueda llegar a sentirse molesto por su contenido. La coincidencia de la Semana Santa con la apertura de la exposición es un hecho totalmente casual. Lo cierto es que las frases que acompañan a las imágenes figuran en el propio libro que se ha tomado como origen del proyecto, aunque al mostrarse en un contexto diferente pueden llegar a resultar chocantes para unos y muy divertidas para otros. Si bien podría parecer que las cuestiones que plantea el citado libro han quedado superadas, Bies Golas considera que su contenido no es totalmente anacrónico y hay cuestiones que se plantean o sugieren a través de las imágenes que siguen “plenamente vigentes”.

El artista lalinense apunta que el arte conceptual sigue siendo un medio adecuado para tratar este tipo de cuestiones. Bies Golas se caracteriza por el empleo del humor y por poner en evidencia nuestras propias contradicciones. En su localidad natal ha realizado acciones artísticas como la cesión al Ayuntamiento de un pilar que no sirve para nada y que está instalado desde hace año en una plaza pública de Lalín. “He presentado un escrito para ceder al municipio este objeto pero por el momento no se han hecho cargo de él”, cuenta. El proyecto que puede verse ahora en el CGAC ya se presentó en una sala de O Carballiño y el artista pretende llevarlo después a espacios expositivos de Oporto y Lisboa.

Por primera vez en años, tres artistas gallegos coinciden en el centro

Por primera vez en mucho tiempo coinciden en el CGAC obras de tres artistas gallegos al mismo tiempo. Además del proyecto de Bies Golas, la exposición colectiva Gravity&Disgrace incluye obras de Manuel Eirís y Diego Santomé, dos de los jóvenes creadores gallegos con mayor proyección de los últimos años. La citada muestra también incluye piezas de la portuguesa Carla Filipe, de la polaca Marlena Kudickla y de la madrileña Paloma Polo. A través de piezas realizadas en formatos muy diversos, la exposición sugiere una reflexión sobre las instancias creativas que representan un mundo en mutación vertiginosa.

La exposición más ambiciosa que se presenta en el CGAC desde hace algunas semanas es la dedicada a una de la principales colecciones privadas españolas, la de la galerista Helga de Alvear. Se exhiben cerca de un centenar de obras de artistas internacionales muy destacados.

El comisario de la muestra, Miguel von Hafe, parte de un núcleo de obras clásica (Morris Louis, Ad Reinhardt, Robert Motherwell, Manuel Rivera o Pablo Palazuelo) para proponer un diálogo entre las neovanguardias y las prácticas contemporáneas que revisitan críticamente la modernidad. Durante el recorrido por la exposición, el público tiene la oportunidad de contemplar piezas de creadores presentes en las colecciones de los mejores centros de arte del mundo como Cindy Sherman, Antoni Tàpies, Sigmar Polke, Gondon Matta-Clark, Robert Rauschenberg, Christo, Gerhard Richter y Helena Almeida, entre otros. La programación del CGAC de este trimestre se completa con un proyecto del artista catalán Rafel G. Bianchi, quien lanza un mirada irónica sobre el mundo del alpinismo deportivo. Bianchi pinta las 14 cumbres más altas del mundo, sin moverse de su estudio.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50