Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vilanova reclama una revisión catastral para el IBI del aeropuerto

El Ayuntamiento prevé ingresos de 300.000 euros, pero el Catastro no responde a su demanda

Vista aérea del aeropuerto castellonense en el término de Vilanova d’Alcolea.
Vista aérea del aeropuerto castellonense en el término de Vilanova d’Alcolea.

En el Ayuntamiento de Vilanova d’Alcolea, municipio sobre cuyos terrenos se levanta la mayor parte del aeropuerto de Castellón, se han propuesto no dejar pasar ni una para percibir los ingresos correspondientes por acoger la instalación aeroportuaria. Tras los contenciosos en los que exige cifras millonarias por la licencia de obras y las expropiaciones, se suma ahora la batalla para conseguir que la Gerencia Territorial del Catastro de Castellón realice la revisión del suelo para imponer el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

El concejal de Urbanismo de Vilanova, Joaquín Laborda, explica que, desde que en 2005 se aprobó el plan director del aeropuerto “el Ayuntamiento dejó de cobrar por los terrenos”. En abril de 2009 la Corporación remitió un primer escrito al Catastro en el que reclamaba el inicio de la ponencia de valores para “actualizar el valor de los bienes inmuebles en los que se ha implantado el aeropuerto” y reclamar las correspondientes cuotas a la ahora exconcesionaria de las obras, Concesiones Aeroportuarias.

Laborda apunta que en aquella ocasión se produjo una reunión con la dirección de la gerencia del Catastro. “Nos dijeron que aún no cabía una revisión porque el aeropuerto no estaba inaugurado”.

Un año después, en junio de 2011 y con la obra ya inaugurada, el entonces alcalde de Vilanova, Pedro Bort volvió a comunicar al Catastro que “una vez inaugurado y finalizada la construcción del aeropuerto” se debe proceder a la revisión, puesto que “los terrenos en los que se ubica están clasificados catastralmente a fecha de hoy como suelo rústico”.

Según el edil de Urbanismo, tampoco entonces hubo respuesta, así que se decidió, a finales del pasado año, volver a reclamar una reunión con la gerencia para que se inicie la ponencia de valores. En esta ocasión la petición se ha hecho conjuntamente con el Ayuntamiento de Benlloch, ya que el aeropuerto se ha construido sobre una superficie de más de 542 hectáreas y una pequeña parte pertenecen a este municipio.

Tanto el alcalde de Benlloch, Ángel Ribes, como Joaquín Laborda apuntan que están esperando esta cita desde finales de año. En el caso de Vilanova, el Ayuntamiento ya ha estimado “a la baja” unos ingresos de 300.000 euros al año en concepto de IBI por el aeropuerto.

Según avanza Laborda, el Consistorio está estudiando la posibilidad de reclamar esta revisión por la vía legal en el caso de no obtener ningún avance. “En el aeropuerto ya hay actividad, hay una subestación eléctrica y aquí se ha trasladado la sede de Aerocas”, sostiene. Por su parte, desde el Catastro, a través del Ministerio de Hacienda, no han dado ninguna explicación ante esta demora.

Por otro lado, el traslado de la sede de la sociedad pública promotora del aeropuerto de Castellón a Vilanova ha provocado que ahora el Consistorio castellonense no encuentre a Aerocas para reclamarle el Impuesto sobre Actividades Económicas y que haya tenido que notificarlo vía boletín provincial. La promotora adeuda 505 euros al Consistorio y otros 95 euros de recargo a la Diputación, accionista de Aerocas.

 

Más información