Madrid recortará servicios esenciales y subirá impuestos y tasas en 2013

El Ayuntamiento encarecerá polideportivos y talleres para cuadrar sus cuentas

El Ayuntamiento de Madrid (PP) aprobó ayer un ajuste de 160,6 millones en el gasto previsto para 2012, y anticipó otro tijeretazo de 394,2 millones para 2013. Además, avanzó para el próximo año recortes en los servicios esenciales de la ciudad, y subidas de impuestos, tasas y servicios municipales (para arañar 24,7 millones).

Lo ha hecho obligado por el Gobierno (PP), que ha impuesto a los municipios la elaboración de un plan de viabilidad para participar en el mecanismo de pago de facturas atrasadas. El ajuste se explica por el mordisco de la crisis en los ingresos de las Administraciones, y como seguro de emergencia por si fallan algunas operaciones previstas en los Presupuestos municipales (la venta de acciones del Canal, y de edificios y suelo públicos). “No son medidas populares o cómodas”, se disculpó ayer la alcaldesa, Ana Botella.

» Cambio de criterio contable. El Gobierno ha obligado a los municipios a calcular sus ingresos corrientes con un método más riguroso, como transición a lo que sucederá en 2016, cuando se emplee un criterio de caja (solo se contabilizará lo que se cobra, no lo que se espera cobrar). Así, la previsión revisada para 2012 son 4.336,1 millones (con criterios de caja serían aún menos, 3.947,4 millones). Para 2013 son 4.172,9 millones, un 3,8% menos.

» 61 millones menos. Madrid ingresará así 61 millones menos de lo que tenía previsto en 2012, por el descenso del 4,7% en las entregas a cuenta (contaba con un incremento del 3,4% en su pedazo del pastel de los ingresos fiscales del Estado) y por la caída de las multas de tráfico.

» Ingresos excepcionales. Para compensar esa caída de ingresos, el Ayuntamiento cuenta en 2012 con inyecciones extraordinarias: la actualización de los valores catastrales (72,3 millones más por el impuesto de bienes inmuebles y 39,4 millones por el de plusvalía); la subida temporal del IBI aprobada por el Gobierno central (34,9 millones); ventas de suelo e inmuebles (90,8 millones), y fondos europeos (26,5 millones).

En 2013, a la actualización de los valores catastrales y la subida temporal del IBI (que acaba ese año) se añadirán otras medidas aprobadas ayer por el Ayuntamiento: un alza del 2% en los impuestos de vehículos y de actividades económicas (3,2 y 1,9 millones, respectivamente); una subida de los parquímetros del 10% en la zona centro y la ampliación en una hora de su servicio (el dinero se usará para combatir la contaminación; además, se rebaja a la mitad la tarjeta de residentes; en total, 6,3 millones adicionales); un encarecimiento en los precios de polideportivos (7,7 millones) y talleres culturales (4,2 millones); y una subida del 2% de todas las tasas excepto vados y basuras. Por venta de suelo e inmuebles sacará 50 millones, pero ya no obtendrá fondos europeos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

» Ajuste del gasto. El Ayuntamiento ha aprobado además un ajuste de gasto para cuadrar el Presupuesto en 2012. A los 128,9 millones congelados en enero, que afectan a todas las áreas y a los distritos, se sumó ayer otro recorte adicional en personal, y en bienes y servicios. Respecto al personal, no habrá despidos ni bajadas de sueldo, pero se seguirán amortizando puestos (los 31.317 de 2009 son solo 29.475 en 2012), se reducirán horas extras (ahorro de 188.000 euros), y se eliminarán premios por antigüedad (11,3 millones) y ayudas sociales (10,5 millones), entre otras medidas. En total, 22 millones de ahorro.

Respecto al gasto en bienes y servicios, se recortarán 10 millones en vehículos (50.000 euros), informática (710.000 euros), telefonía (300.000 euros), alquiler de edificios (2 millones), luz y agua (1,5 millones), contratación (6 millones) y en la asignación a vocales vecinos (800.000 euros) y sindicatos (306.000 euros).

» Tijeretazo en servicios. Para cuadrar las cuentas de 2013, se añadirá un recorte de 29 millones en personal y otro de 20 millones en bienes y servicios. Y, sobre todo, un ajuste adicional de 184,4 millones del gasto. Para aplicar este último, se revisarán los contratos públicos plurianuales; los servicios no básicos se eliminarán o se reducirán significativamente; con los servicios básicos se establecerá “un nivel mínimo de prestación, de manera que se produzca una reducción del gasto mediante la reducción de las prestaciones no estrictamente necesarias y la mayor eficiencia”. Solo se salvará de la tijera la ayuda a domicilio y la teleasistencia.

» Inversión bajo mínimos. Las inversiones caen hasta su mínima expresión. De los 926 millones de 2010 se pasó a 430 en 2011. En 2012 serán 202. En 2013, 142. En 2014, 124. En 2015, último año de la legislatura, serán 166 millones.

» Facturas y deuda. El plan permitirá al Ayuntamiento acogerse al mecanismo de pago de facturas pendientes a proveedores. En el caso de Madrid, son 16.712 recibos por un valor total de 1.017 millones. Ese dinero se convertirá en deuda financiera, y se sumará a la que ya tiene el Ayuntamiento. A final de año, Madrid deberá 6.668 millones a bancos y cajas (5.935 millones a final de 2013, y 4.470 millones a final de la legislatura). Estará al día con sus proveedores, pero el periodo medio de pago se mantendrá este año en 180 días (frente a los 250 de 2011), bajará a 90 en 2013, y solo se ajustará a los 30 días reglamentarios a partir de 2014.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS