Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arts Santa Mònica presenta una programación bajo mínimos

El centro renuncia a cualquier amago de experimentación y actividad innovadora

A la espera de conocer el nuevo rumbo de Arts Santa Mònica, anunciado por el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, en el ámbito del plan de las artes contemporáneas, el director del centro, Vicenç Altaió, ha dado a conocer la programación para la próxima temporada. Una programación que de ninguna manera ensancha el radio de acción del Santa Mònica como auspició el consejero, sino que por el contrario lo reduce y restringe. Con la complicidad de los problemas presupuestarios, el Santa Mònica y el departamento de la Generalitat del que depende han renunciado a cualquier amago de experimentación y actividad innovadora para volver al célebre refrán de que es mejor lo malo conocido... Por ello la temporada se estrena tardíamente con Once upon a time the screen, una exposición que toma su título de la moda de recuperación fabulista, para ofrecer una previa del festival y la feria de videoarte Loop, que se celebrarán en mayo. La exhibición, que conmemora los 30 años de los FRAC (fondos regionales de arte contemporáneo franceses) y los 10 de Loop, reúne 27 obras de las más de 1.500 que conforman la colección de los FRAC.

Tras una exposición dedicada a la primavera árabe, de mano del fotoperiodista Rêmi Ochlikl, fallecido en el cumplimiento de su trabajo en Homs (Siria), el momento fuerte de la programación será sin duda la de Begoña Egurbide. La artista catalana presenta el resultado en un trabajo en proceso sobre la maternidad y la infancia empezado hace 10 años. La cuarta y última propuesta de esta programación, Un desorden absoluto, ofrece, bajo el lema de la austeridad, una panorámica sobre el arte ruso contemporáneo.