Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una veintena de osos viven en los bosques del Pirineo catalán

La Vall d’Aran acoge a 14 plantígrados y en los bosques del Pallars Sobirà viven 6

Dos crías de oso en los bosques del Pirineo catalán.
Dos crías de oso en los bosques del Pirineo catalán.

Las comarcas leridanas de Pallars Sobirà y Vall d’Aran cuentan en la actualidad con una veintena de osos viviendo en sus bosques, según el recuento de las Administraciones que participan en el programa de la reintroducción de los plantígrados en el Pirineo español, iniciada hace ya 15 años.

Según Ivan Afonso, asesor de Medio Natural del Conselh d’Aran, este recuento de los plantígrados que viven en el Pirineo occidental se ha podido realizar gracias a las llamadas fototrampas, cámaras fotográficas provistas de un sensor infrarrojo que se disparan automáticamente al paso de cualquier cuerpo en movimiento.

Asimismo, para el recuento, también se tienen en cuenta los restos biológicos que dejan los osos a su paso, como pelos, huellas y excrementos.

En total, las diferentes Administraciones implicadas en la reintroducción del oso —Ministerio de Medio Ambiente, Gobierno francés, Generalitat y los Gobiernos autonómicos de Aragón, Navarra y Val d’Aran— han contabilizado que en todo el Pirineo español, tanto el oriental como el occidental, esta temporada hay 22 ejemplares de oso como mínimo.

De ellos, según Afonso, unos 14 se encuentran preferentemente en los bosques de Vall d’Aran y unos seis en los del Pallars Sobirà, lo que suma una veintena en total en el Pirineo occidental.

Cifras abiertas

Se trata de cifras que según el técnico son bastante fiables, pero que no se pueden dar por cerradas, ya que como los osos viven en libertad y, si no hibernan, siempre están en movimiento, es muy difícil determinar su población total.

El recuento de este año se ha podido realizar gracias a las patrullas que trabajan en los bosques leridanos dedicadas a los osos y que actualmente están formadas por tres técnicos del Pallars, dos de Aran y guardas de otras zonas que colaboran con los primeros alertando de los avistamientos de osos y los restos encontrados.

El primer ejemplar soltado en los Pirineos fue Pirós , un macho procedente de los bosques de Eslovenia —luego llegarían las hembras— para repoblar los Pirineos dentro del programa Life, patrocinado por la Unión Europea. Según Iván Afonso, este año no se tiene conocimiento de que los osos que viven en los bosques catalanes hayan tenido nuevas camadas.